La cara de la mujer de Pedro Sánchez al percatarse de su despiste: alguien tuvo que avisarla

·1 min de lectura
Begoña Gómez se percata de su despiste. (Photo: EL HUFFPOST)
Begoña Gómez se percata de su despiste. (Photo: EL HUFFPOST)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su mujer, Begoña Gómez, han asistido este sábado en Roma a la cena de gala tras la Cumbre del G20, que ha tenido lugar en el Palacio del Quirinal, invitado por el presidente de Italia, Sergio Mattarella.

Junto a Mattarella, Mario Draghi, primer ministro de Italia, y sus respectivas esposas, Sánchez y Gómez han posado para la foto oficial, como han hecho todos los líderes que han pasado por allí junto a sus acompañantes.

Primero se han saludado con las mascarillas puestas pero, a instancias de los fotógrafos, se las han quitado para hacerse una fotografía con los rostros descubiertos.

Todos se han retirado las mascarillas salvo Gómez, que posaba sin percatarse de que a su alrededor nadie la llevaba.

La voz de la mujer de Draghi, Maria Serenella Cappello, avisándole de que se podía quitar la mascarilla ha sido la que le ha dado la pista de su despiste. La cara de la mujer de Sánchez al percatarse no podía ser más explícita.

Después, todos han sonreído y el presidente y su esposa se han marchado hacia el salón donde tiene lugar la cena de gala.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente