El cara a cara entre Macron y Le Pen: la puesta en escena de dos modelos de país

·11 min de lectura

El presidente Emmanuel Macron, que busca la reelección en los comicios del 24 de abril, y la cabeza de Agrupación Nacional (AN), Marine Le Pen, se encontraron en un esperado debate televisivo. Los dos candidatos dieron sus argumentos contrastantes en temas que concentran las preocupaciones de los franceses, como el poder adquisitivo, la guerra en Ucrania, la Unión Europea, las pensiones, el medio ambiente, la tecnología, la educación y la seguridad.

Un segundo round entre Emmanuel Macron y Marine Le Pen. Los candidatos que se enfrentarán en la recta final de las elecciones presidenciales de Francia tuvieron un cara a cara en el esperado debate presidencial.

El actual presidente, que busca la relección en los comicios del 24 de abril, y la cabeza del partido ultraderechista Agrupación Nacional expusieron sus argumentos sobre los diversos temas que centran la atención de la sociedad francesa.

El debate abrió con la pregunta: ¿Por qué sería el o la mejor presidente o presidenta de la República?

Un primer interrogante que ya comenzó a mostrar las posiciones contrastantes entre los dos candidatos. Marine Le Pen prometió una Francia "de la solidaridad", en la que lucharía en contra de la precariedad generalizada y el futuro incierto al que se enfrenta, según señaló, gran parte de la sociedad francesa. La candidata de Agrupación Nacional se denominó como “la otra vía” para los ciudadanos.

Mientras que el actual presidente, Emmanuel Macron, resaltó las crisis a las que se ha enfrentado durante su quinquenio: la pandemia del Covid-19 y la guerra en Ucrania, sobre las que aseguró que había intentado tomar “las mejores decisiones”. El mandatario aseguró que construiría una Francia independiente, con unas fuertes relaciones con Europa y en la que habría una mejora de la vida cotidiana.

Los dos candidatos expusieron sus argumentos, pero también aprovecharon para atacar a su contrincante. Macron se refirió al "cinismo" de Le Pen, mientras que la candidata de AN señaló de "mentiroso" al actual mandatario.

El debate estuvo especialmente acalorado cuando dialogaron sobre el poder adquisitivo, las relaciones franco-rusas, el tránsito a las energías limpias y las expresiones religiosas en el territorio francés.

El poder adquisitivo, el tema cumbre de la campaña presidencial

“Me siento obligada a ser la portavoz de los franceses”, aseguró Marine le Pen cuando le preguntaron sobre el poder adquisitivo.

La candidata dijo que ha visto, durante su campaña, los problemas que tocan a la ciudadanía en diferentes partes del territorio francés debido a unos salarios que no alcazan "para llegar a final de mes".

Le Pen señaló que el poder adquisitivo sería una prioridad de ser elegida. Para ello, propuso bajar los impuestos de la energía y los combustibles. Aseguró que gracias a esas rebajas podrá redistribuir unos 12.000 millones de euros a los franceses.

Al mismo tiempo, dijo que ayudará a los maestros, peor pagados que en otros países de Europa, a los estudiantes que trabajen y a las personas más vulnerables.

Por su parte, Emmanuel Macron aseguró que el poder adquisitivo de la clase media y de las clases populares ha aumentado, pero admitió que se trata de una situación complicada. “Hay rabia y fines de meses difíciles para las personas”, dijo.

Macron prometió que bloqueará los precios de la energía, que aseguró, es mucho más eficaz que reducir el IVA, como quiere su contrincante. El presidente criticó que la candidata de AN haya votado en contra del denominado "escudo tarifario", que bloquearía el aumento de precios a la energía.

Además, el mandatario dijo que la mejor forma para mejorar el poder adquisitivo es luchar contra el desempleo. También aseguró que habría un aumento del salario mínimo y de las pensiones.

Macron criticó la propuesta de Le Pen, con la que la candidata asegura que habrá un aumento del 10% en los salarios. Una promesa que catalogó de no tener fundamentos.

La guerra en Ucrania: un conflicto que toca directamente a los comicios franceses

Otro de los puntos esperados eran las propuestas de los candidatos sobre cómo lidiar con el conflicto en Ucrania. Emmanuel Macron aseguró que el rol de Francia y de Europa ha sido fundamental para que los ucranianos hayan podido resistir la avanzada rusa.

El presidente afirmó que continuará enviando ayudas para la defensa y también para el ataque de las fuerzas de Ucrania.

También se comprometió a luchar por la seguridad europea a largo plazo y por las garantías de que el conflicto no traspase las fronteras del bloque. “No somos vasallos de nadie”, concluyó.

Por su parte, Marine Le Pen reiteró su solidaridad con el pueblo ucraniano. La candidata además dijo que apoyó las medidas tomadas por el Gobierno de Macron e incluso las sanciones.

Pero puntualizó en sus dos reparos: la entrega de armas, que para ella podría constituirse como una “cobeligerancia”, y el bloqueo a las importaciones de gas y energía de Rusia.

El último punto, asegura, solo afectará a los franceses, si no que y traerá consecuencias “cataclísmicas”, dijo.

A pesar de ello, Emmanuel Macron sacó a escena los vínculos de Le Pen con Rusia. Se refirió al préstamo que contrajo la candidata de un banco ruso. Algo que, según señaló el presidente, hace que cuando se dirige a Vladimir Putin “no está hablando a otro dirigente, le está hablando a su banquero”. Al mismo tiempo, criticó que su contrincante haya celebrado la anexión de Crimea por Rusia.

La candidata de AN se defendió al afirmar que en Francia no le habían concedido ningún préstamo por lo que tuvo que hacerlo en Rusia e hizo referencia a un tweet en el que, en 2014, dijo que apoyaba una “ucrania libre”. Concluyó diciendo que Macron había recibido a Putin después de la anexión de Crimea.

La pertenencia a la Unión Europea: un punto de contrastes

Una de las principales divergencias entre los dos candidatos, no solo en este debate sino también en su primer encuentro en 2017, es el vínculo de Francia con la Unión Europea.

El presidente Emmanuel Macron volvió a reiterar su deseo de fortalecer la soberanía del Bloque para poder hacer crecer la soberanía de Francia.

Al mismo tiempo, se refirió a la propuesta “escondida” de Le Pen, que afirmó es “salir del euro”. Un deseo que criticó fuertemente.

Macron también hizo explícita su creencia en el motor de la Unión Europea de la alianza entre Francia y Alemania.

Por su parte, la candidata de AN aseguró que la soberanía europea no contempla la soberanía francesa, esa que, según prometió, ella buscará defender. Le Pen dijo que quiere permanecer en la UE pero que la modificará desde adentro.

También afirmó que no defiende el aumento de los acuerdos de libre comercio, que según dice, sacrifican múltiples productos franceses.

Sobre todo, mostró su desacuerdo con los trabajadores desplazados que llevan su dinero a “otros países".

Le Pen subió el tono de la conversación cuando criticó a Macron y a los líderes del país galo por, según considera, no defender los intereses franceses frente a la Comisión Europea.

“Tal vez no estuvo tiempo suficiente en la Comisión”, respondió Macron.

Dos visiones sobre el régimen pensional

La candidata de AN aseguró que cambiaría el rumbo de las pensiones de llegar al Palacio del Elíseo. "Propongo un sistema progresivo: todos los que hayan empezado a trabajar antes de los 20 años podrán jubilarse a los 60, y luego gradualmente serán los de 62", explicó.

Le Pen criticó la propuesta de su rival de una jubilación a los 65 años, una que catalogó como “una injusticia insoportable".

Como respuesta, Emmanuel Macron apuntó que las promesas de su contrincante no tienen un sustento económico.

“Quiero seguir mejorando las pensiones y situarlas en un mínimo de 1.100 euros. No quiero aumentar los impuestos. No quiero aumentar nuestra deuda. Así que sólo hay una manera de financiarse: trabajar más", concluyó.

Salud pública: un pendiente tras la pandemia

Tras más de dos años de la pandemia por Covid-19, el debate sobre la salud pública era inevitable. El presidente, que llevó las riendas del país durante la crisis sanitaria, admitió que las inversiones en sanidad se quedaron cortas.

"Hemos optado por invertir en hospitales y en salarios. Pero eso no es suficiente", admitió Macron.

Así, prometió una inversión masiva, en caso de tener otros cinco años en el poder. También propuso 50.000 nuevos puestos de trabajo para enfermeras y auxiliares.

Por su parte, Marine Le Pen fue crítica frente al manejo de la pandemia por parte del presidente. Desde su perspectiva, unos de los más afectados fueron el personal de la salud, señalando que 15.000 funcionarios fueron despedidos por no haberse vacunado contra el Covid-19. Dijo que revertirá dicha situación.

Además, sentenció que desarrollará la telemedicina y que fortalecerá la entrada del sistema de salud en la ruralidad francesa.

Perspectivas opuestas sobre el medio ambiente

Una confrontación de proyectos, desde las causas hasta las soluciones. Así se vivió la discusión en torno al medio ambiente. Marine Le Pen atacó el balance del mandato de Emmanuel Macron en términos ecológicos y dijo estar a favor de la transición ecológica.

Sin embargo, sentenció que debe ser “mucho más lenta que la que se le impone a los franceses” .

La candidata de AN tildó de "hipócrita" a Macron y dijo que su modelo económico basado en el libre comercio "es responsable de gran parte de la emisión de gases de efecto invernadero". Y prometió revertir esa situación a partir de un proyecto basado en el "localismo".

El presidente volvió a manifestar su deseo de desarrollar la energía nuclear, un proceso, que aseguró, tomará un buen tiempo.

Calificó a su rival de "escéptica del clima", denunciando su deseo de acabar con los nuevos proyectos de energía eólica y solar. "La única forma de luchar contra la emergencia climática", aseguró, es desarrollar la "energía nuclear y las renovables".

Economía digital, un debate de la actualidad hacia el futuro

¿Cómo hacer para que Francia tenga un 'Google' o un 'Steve Jobs'? Fue la pregunta que abrió el debate sobre la economía digital.

Para Marine Le Pen, el retraso en este tema tiene que ver con los lineamientos que determina la Unión Europea y que suelen ser a "expensas" de los intereses económicos franceses, de acuerdo a la candidata.

Es necesario "un verdadero mercado digital europeo", respondió Emmanuel Macron. Y agregó: "a quien no le gusta Europa, no ayuda a lo digital".

El mandatario argumentó que si Francia busca crear “campeones” en dicho terreno debe formar un mercado doméstico que funcione de la mano con la UE y donde "no haya barreras”.

Igualmente, se mostró optimista frente a la innovación de Francia y Europa desde el ámbito digital. Una, que aseguró, vendrá desde la "formación de excelencia académica” y desde la inversión en investigación.

La educación, un terreno sensible

De nuevo, Emmanuel Macron defendió su quinquenio resaltando que mantuvo abiertas las escuelas durante buena parte de la crisis por el Covid-19. "Evitamos tragedias como ocurrieron en Estados Unidos o en otros países europeos”, afirmó.

Al mismo tiempo, anunció algunas de las nuevas medidas que llevaría a cabo si es reelegido. Según dijo, invertiría más en la escuela.

“Incondicionalmente habrá una revalorización de alrededor del 10% de los salarios de los docentes y ya no habrá un inicio de carrera (de los docentes) por debajo de 2.000 euros al mes”, prometió.

En cambio, la candidata de AN aseguró que la juventud será una prioridad si llega a ser elegida.

Además, pretende “restaurar el orden” en las aulas, por lo que defendió la necesidad de “ser más duros”. También habló de un aumento del 3% de los salarios de los maestros.

La tensionante disputa sobre la seguridad

Una de las banderas preferidas de Marine Le Pen: la seguridad. La candidata aseguró que la situación del país "es realmente muy mala".

"Estamos ante una auténtica barbarie, una auténtica esclavitud. Estamos rodeados de inseguridad en las ciudades, en el campo, en los transportes", afirmó.

Además, agregó que una de las grandes causas está es la inmigración “anárquica y masiva”. Para revertir esa situación, el país necesita, según ella, “mayor firmeza”.

"La Policía debe ser rearmada moralmente", sentenció la candidata, quien considera que la institución de defensa no ha recibido el mejor de los tratos en los últimos años.

Por su lado, Emmanuel Macron afirmó que cumplió sus promesas. “Se han creado 10.000 puestos de policía y gendarmería… Y hemos aumentado los medios de justicia en un 30%”, sentenció.

Además, puso sobre el debate los ciberataques y propuso desplegar investigadores especializados.

Polémicas y desencuentros alrededor de la laicidad

Los dos candidatos coincidieron en que se trata de una de sus divergencias innegables. Para Le Pen es necesario prohibir el velo en espacio público y también luchar en contra de la “ideología islámica”.

Un punto fuertemente criticado por Macron, quien aseguró que su rival salta del terrorismo, al islamismo y a los extranjeros, creando un sistema de equivalencia “que confunde todos los problemas”.

El mandatario subió el tono diciendo que Francia sería el primer país en adoptar dicho tipo de medidas y se opuso a la prohibición de los signos religiosos en espacios públicos.

Con este debate mordaz -aunque cordial, a diferencia del protagonizado entre ambos contendientes en 2017- y tras tres horas de densos argumentos, los candidatos expusieron ante los franceses sus modelos de país. Queda en manos de los votantes decidir cuál de estos elegir.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente