Se avecina un caos este verano con los viajes y estos son los motivos

·3 min de lectura

Han pasado más de dos años desde que el coronavirus se extendió por todo el mundo, provocando el cierre de la mayoría de fronteras y otras medidas restrictivas. Los viajes al extranjero se redujeron sensiblemente e incluso muchas aerolíneas tuvieron numerosos problemas para adaptarse a esta nueva situación.

Sin embargo, en este 2022 las cosas están empezando a cambiar, las cuarentenas y pruebas PCR empiezan a no ser obligatorias, las tasas de infección se estabilizan y la mayoría de la población occidental está vacunada, lo que está haciendo que se empiecen a recuperar los desplazamientos previos a la pandemia.

Se avecina un verano complicado en los aeropuertos europeos. (Photo By Alberto Ortega/Europa Press via Getty Images)
Se avecina un verano complicado en los aeropuertos europeos. (Photo By Alberto Ortega/Europa Press via Getty Images)

El único problema es que el sector turístico no se está recuperando a la misma velocidad, lo que puede crear una tormenta perfecta estos próximos meses, tal y como revela CNN. El resultado puede ser una cascada de cancelaciones, retrasos y precios más altos debido a que aeropuertos y aerolíneas no están siendo capaces de hacer frente a la suficiente velocidad al resurgimiento de los viajes.

Todo se remonta, lógicamente, a la pandemia. Esta situación tan inusual del parón de los desplazamientos internacionales, que a punto estuvo de llevar a la quiebra a varias compañías, provocó un duro golpe al sector de la aviación. Y las aerolíneas prescindieron de los servicios de muchos trabajadores.

La situación hoy en día es de escasez de tripulación, falta de personal en los aeropuertos, lo que provoca largas colas, y una industria que todavía está muy lejos de recuperar sus niveles previos al coronavirus. Mientras tanto, los clientes, que llevan un par de años sin apenas viajar, están teniendo al mismo tiempo la misma idea: recuperar la vida anterior.

Así, con una demanda creciente y cada vez más desbordante y una oferta todavía a medio gas, los problemas se ven venir a lo lejos. Y las cifras así lo corroboran. Por ejemplo, la aerolínea Delta Airlines ha tenido en el mes de marzo de 2022 el mejor mes de venta de billetes en toda su historia.

En este sentido, Estados Unidos va adelantado a Europa y ya en el último año ha ido recuperando el tráfico aéreo nacional, haciendo que los propios pasajeros sufran en sus propias carnes la nueva realidad. Esta situación también se espera al otro lado del charco en los meses de verano y los expertos creen que se producirá un enorme caos aéreo.

De hecho, Reino Unido puede dar fe de ello, ya que además de la debilidad del sector por la pandemia se unen las consecuencias del Brexit. Las imágenes recientes de los aeropuertos principales muestran vuelos retrasados, cancelados o perdidos debido a la gravísima falta de personal en los check-in y los controles de seguridad. Y esta realidad también se traduce en largas esperas en destino por los equipajes.

Los aeropuertos británicos ya experimentan largas colas. (Photo by Steve Parsons/PA Images via Getty Images)
Los aeropuertos británicos ya experimentan largas colas. (Photo by Steve Parsons/PA Images via Getty Images)

Cabe recordar también que había muchas solicitudes de trabajadores en los aeropuertos británicos que procedían de la Unión Europea y que ahora con el Brexit han dejado de llegar. Más allá de perder esa importante fuerza laboral, también hay menos empleados que hablen idiomas europeos, lo que hace que los controles se eternicen.

Se calcula que actualmente Estados Unidos ha recuperado el 90% de la demanda de 2019. La traducción es sencilla. Hay más personas actualmente que quieren volar que asientos disponibles, lo que hace que las tarifas suban de una forma considerable. La única opción es reservar lo antes posible para garantizar plaza y un precio mejor y de todas maneras podrías tener quebraderos de cabeza en el aeropuerto.

Serán necesarios todavía algunos meses para poder ajustar la oferta y la demanda y se vuelva a una situación de equilibrio. Mientras tanto, solo queda cruzar los dedos.

EN VÍDEO I Aterrizar aquí es una experiencia escalofriante y poco recomendada para los más aprensivos

Más historias que te pueden interesar: