La oleada de solidaridad recibida ha hecho que pause su solicitud de muerte asistida

·3 min de lectura

“Es... alucinante e inspirador”. Así ha definido Denise, una mujer canadiense, lo que le ha ocurrido desde que contase su historia públicamente. Dar a conocer lo que estaba sufriendo desató una oleada de solidaridad con ella que desembocó en una recaudación de fondos. Con el dinero recaudado se mudó temporalmente a un nuevo lugar donde los problemas debidos a las Múltiples Sensibilidades Químicas (SQM) que padece se han reducido haciendo su vida menos dolorosa. Un cambio en su situación que ha hecho que ponga en pausa su decisión de cogerse a una muerte médica asistida.

Con la ayuda recibida se ha trasladado a un hotel donde usan productos que no le afectan tanto y ha mejorado su calidad de vida. (Foto: Getty Images)
Con la ayuda recibida se ha trasladado a un hotel donde usan productos que no le afectan tanto y ha mejorado su calidad de vida. (Foto: Getty Images)

Denise, que ha pedido que no se publique su nombre real para salvaguardar su intimidad, ha hablado con CTV News y les ha contado cómo ha cambiado su vida en solo unas semanas, desde que contó su realidad al mundo y comenzaron a llegarle mensajes y donaciones de apoyo. Residente en Toronto, a sus 31 años sufre de sensibilidad química severa y, además, necesita una silla de ruedas debido a una lesión medular sufrida hace seis años.

Lleva mucho tiempo intentando conseguir un hogar con un aire más limpio y que no le provoque dolor y sufrimiento. Sin embargo, con sus recursos económicos le resulta imposible. Cobra una mensualidad de 1.219 dólares australianos (815,33 euros) proveniente del Programa de Apoyo a la Discapacidad de Ontario (ODSP). Ese es su único ingreso y no es suficiente para adecuar su vivienda a lo que necesita o mudarse a otra mejor. Ha solicitado varias veces una vivienda subsidiaria, pero no obtuvo respuesta.

Así que finalmente se decidió por solicitar una muerte médica asistida. Esta fue aprobada por dos médicos y, según especifica CTV News, un tercero le pidió documentación sobre el funeral. Denise se ha quejado de que “durante la evaluación, se enfocó muy poco en los servicios que tenía, lo que necesitaba para alcanzar un cierto nivel de normalidad. No se ofreció nada en términos de apoyo”.

Tras la ayuda recibida a través de una recaudación en GoFundMe de 65.000 dólares (43.475,48 euros), Denise está viviendo en un hotel que usa productos de limpieza que no le afectan. Se ha “estabilizado” y su sufrimiento se ha visto reducido. Sin embargo, esta es solo una solución temporal, de ahí que ella siga intentando conseguir una vivienda que se ajuste a sus necesidades y que aclare que aunque de momento la solicitud de muerte médica asistida está en pausa, no la ha cancelado.

Sobre cómo ha cambiado su vida en solo unas semanas, explica al citado medio que “ya no me enfoco solo en la supervivencia. Mentalmente tengo más claro poner las cosas en su lugar para poner una vida más llevadera”. Diagnosticada con Múltiples Sensibilidades Químicas (SQM), estas le producen erupciones cutáneas, dificultad para respirar y fuertes dolores de cabeza. Esta es una enfermedad reconocida por la Ley Canadiense de Derechos Humanos, aunque existe cierta controversia entre la comunidad médica y científica, y se calcula que en Canadá habría al menos 700.000 personas afectadas, apunta CTV News.

EN VÍDEO | El Princesa de los Deportes ilumina el espíritu olímpico de los refugiados

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente