Canadá subvenciona a los pescadores de langosta en medio de la pandemia

El primer ministro Justin Trudeau anunció una ayuda de 330 millones de dólares estadounidenses para los pescadores canadienses perjudicados por la pandemia.

"Ustedes no pueden recoger langostas desde sus casas", dijo Trudeau en una conferencia de prensa.

Los pescadores, advirtió, han tenido que lidiar con las medidas de distanciamiento social, "tratando de descubrir cómo hacer espacio para la gente en los barcos o cancelar las operaciones".

"No es una decisión fácil de tomar", dijo. "Por encima de eso, los precios y la demanda bajaron y presionan a los pescadores y sus familias", agregó.

Trudeau instó a los canadienses a apoyar a los pescadores y granjeros comprando queso nacional y langosta o comiendo "fish fry", un plato que consiste en pescado empanado y patatas fritas.

"No sólo sabrá bien sino que ayudará a gente a poner comida en sus platos", dijo.

Trudeau anunció también una reapertura parcial de los parques nacionales el 1 de junio para que los canadienses puedan hacer ejercicios físicos al aire libre tras dos meses de aislamiento.

"No se puede evitar que los canadienses salgan cuando el clima está bonito. Hay que ayudarlos a que lo hagan en forma segura", comentó.

En respuesta a los sombríos pronósticos de la Organización Mundial de la Salud que dicen que el virus podría no desaparecer y que habrá que acostumbrarse a él, Trudeau también reconoció que habrá "cambios en la sociedad, algunos para mejor, algunos para peor".

"Antes subíamos a los aviones sin tener que sacarnos los zapatos", recordó en alusión a las medidas de seguridad adoptadas en los aeropuertos tras los ataques terroristas de 2001 en Estados Unidos.

"La COVID-19 será una de esas cosas que también creará cambios en la sociedad", dijo.