Canadá, México y la UE responden a los aranceles al acero y al aluminio impuestos por EEUU

Imagen de archivo del presidente de EEUU, Donald Trump.
Imagen de archivo del presidente de EEUU, Donald Trump.

Los aranceles estadounidenses sobre el acero y el aluminio, que afectan principalmente a los aliados de Estados Unidos, han entrado en vigor este viernes, y pueden desencadenar una devastadora guerra comercial para la economía mundial.

Estos derechos de aduana suplementarios de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio de México, Canadá y la Unión Europea, tres de los principales aliados comerciales de Estados Unidos, constituyen una inédita ofensiva en la reciente historia económica, pero también diplomática.

Canadá ha sido uno de los primeros en replicar y ha anunciado aranceles por 12.800 millones de dólares a bienes estadounidenses. El reproche del primer ministro canadiense Justin Trudeau ha tenido cierto tono dramático: "Estos aranceles son una vergüenza para la larga alianza de seguridad entre Canadá y Estados Unidos". "Estados Unidos ha sido explotado durante muchas décadas en el ámbito del comercio. Esos días han terminado", le ha respondido el presidente Donald Trump.

Por su lado México ha prometido "medidas equivalentes" contra diversos productos estadounidenses, que "estarán en vigor mientras el gobierno estadounidense no elimine los aranceles impuestos".

Ahora todo el mundo mira hacia la Unión Europea, cuya respuesta ha sido hasta ahora verbal. Esta decisión de Washington es "un error" y es "ilegal", ha transmitido el presidente francés Emmanuel Macron a Trump, en conversación telefónica, según la presidencia francesa.

La UE responderá de "manera firme y proporcionada", ha agregado. "El nacionalismo económico es la guerra" había afirmado Macron antes de esa entrevista.

RESPUESTA UNIDA

La canciller alemana Angela Merkel ha manifestado temer "una escalada que perjudicará a todo el mundo". El gobierno alemán ha prometido que la respuesta al "Estados Unidos primero" de Trump debe ser una "Europa unida".

Estados Unidos no nos deja otra opción que llevar este conflicto ante la OMC

"Estados Unidos no...

Sigue leyendo en El HuffPost