Canadá: el último sospechoso detenido por acuchillar a diez personas murió tras ser detenido

·3 min de lectura
© Valerie Zink, Reuters

La policía canadiense llevaba desde el domingo buscando a Myles Sanderson, de 32 años, sospechoso de apuñalar a diez personas junto con su hermano Damien, en el centro-oeste del país. Tras su detención este miércoles 7 de septiembre, el hombre se habría suicidado tras infligirse heridas a sí mismo, según medios de comunicación locales.

El segundo y último sospechoso de los ataques que dejaron 10 muertos y 18 heridos el pasado domingo en una comunidad indígena del centro de Canadá, fue detenido el miércoles, según informó la policía, poniendo fin a más a cuatro días de búsqueda.

"Myles Sanderson fue localizado y puesto bajo custodia", había anunciado la policía de la provincia de Saskatchewan en su cuenta de Facebook. Pero según reportaron medios de comunicación canadienses, el sospechoso se habría suicidado poco después de su detención.

El lunes, el cuerpo de su hermano, Damien Sanderson, sospechoso de ser su cómplice, fue encontrado con varias heridas de arma blanca cerca del lugar de los ataques. Las circunstancias de su muerte siguen sin estar claras, pero según la policía, podría haber sido asesinado por su hermano.

Horas antes de anunciar la detención de Myles Sanderson, las autoridades revelaron las identidades de las víctimas. Nueve de los diez pertenecían a la comunidad de la Nación Cree que vive en la reserva James Smith en el centro del vasto territorio canadiense, mientras que la otra víctima era del pueblo cercano de Weldon.

Los fallecidos tenían entre 23 y 78 años. Entre los heridos, diez siguen hospitalizados con tres de ellos en estado crítico, según las autoridades sanitarias.

“Actos horribles y sin sentido”

Hasta ahora, los familiares se expresaron casi exclusivamente en las redes sociales, pidiendo a los medios de comunicación que se mantuvieran alejados de su comunidad.

Pero antes de que se anunciara la detención del sospechoso, algunas familias hablaron públicamente por primera vez de su "pesadilla".

"Este es un momento difícil para nuestras familias", dijo Mark Arcand a los periodistas, refiriéndose a "actos horribles y sin sentido". Su hermana Bonnie Burns, de 48 años, y su sobrino Gregory Burns, de 28, estaban entre las víctimas.

"Bonnie siempre ponía a los demás por delante de sí misma", contó, la voz quebrada por la emoción. "Hizo todo lo que pudo para mantener a su familia. Su casa estaba llena de amor y cuidado".

Arcand también cuestionó el momento de los ataques. "¿Cómo ha ocurrido? ¿Por qué ha ocurrido? No sabemos realmente qué pasó. No tenemos ninguna respuesta".

En Canadá, los indígenas representan alrededor del 5% de los 38 millones de habitantes, y viven en comunidades a menudo asoladas por el desempleo y la pobreza.

En los últimos años, el país atravesó una serie de acontecimientos de violencia para el país. En abril de 2020, un hombre que se hizo pasar por policía mató a 22 personas en Nueva Escocia y en enero de 2017, seis personas murieron y cinco resultaron heridas en ataques a una mezquita en la ciudad de Quebec.

AFP