El campo, enojado: tildan a la baja de retenciones en soja de "medida desesperada" y "privilegio" para exportadores

Patricio Eleisegui
·3 min de lectura

La decisión del Gobierno de modificar las retenciones establecidas para la soja reavivó aún más la posición crítica que la mayoría de las organizaciones rurales ostentan respecto del oficialismo. En ese tren, la baja de 3 puntos por 30 días fijada ahora para la oleaginosa es tildada por las entidades como un "manotazo de ahogado ante una necesidad urgente de dólares", e interpretada como una opción que lejos está de beneficiar a los grandes motores de la generación agroindustrial de ese cultivo: los pequeños y medianos productores.

Muy por el contrario, y ante la consulta de iProfesional, desde Federación Agraria Argentina (FAA) y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) coincidieron en que la medida temporal sólo estimulará el movimiento de los grandes productores que mantienen cierto acopio de soja y los actores de la exportación.

Una señal clara de oposición a la propuesta oficial está en que ninguno de los líderes de, justamente, FAA, CRA y Coninagro tomó parte del acto oficial de este jueves en el que se informaron los cambios en las retenciones.

A partir del cambio impuesto por el oficialismo, la oleaginosa pasará a tributar una retención del 30 por ciento durante octubre. La deducción subirá a 31 por ciento en noviembre y 32 en diciembre, para retornar al 33 por ciento en enero de 2021.

"Para nuestro sector no es una ayuda ni mucho menos. Lo único que hacen con esta medida es aumentar el enojo de los pequeños y medianos productores, que a esta altura del año ya liquidaron casi toda la cosecha. Nosotros ya vendimos al 33 por ciento. Esto parece más una ayuda para los grandes y los exportadores", comentó a iProfesional Carlos Achetoni, presidente de la FAA.

"Es una reacción de manotazo de ahogado ante una necesidad urgente de dólares. La situación de coyuntura en la economía los empuja a buscar divisas sin importar cómo está el productor. La realidad es que esto no les va a significar demasiado porque ya se liquidó casi lo mismo que el año pasado en soja -apenas 3 por ciento menos- y superamos el número del maíz -71 por ciento en 2020 versus 68 en el mismo lapso pero de 2019-", añadió.

En las filas del oficialismo predomina una visión diferente: sostienen que los productores mantienen más de 17,5 millones de toneladas almacenadas en los silos. Y que ese volumen de granos bien podría acercar divisas por alrededor de 6.600 millones de dólares.

divisas por alrededor de 6.600 millones de dólares
divisas por alrededor de 6.600 millones de dólares

En el Gobierno señalan que incentivar la exportación acercará divisas por alrededor de u$s6.600 millones.

"Medida desesperada"

"Nunca fuimos consultados respecto de qué tan beneficiosa o no podía ser esta medida. Es otro de los grandes problemas que tenemos con el Gobierno: no se nos toma en cuenta en absoluto en términos de opinión. La decisión de bajar temporalmente las retenciones tampoco generará un 'boom' de liquidación en los grandes, también, por la inestabilidad del tipo de cambio. Ante la incertidumbre nadie mueva nada. Insisto: sólo es una medida desesperada", dijo Achetoni.

El directivo anticipó que, a partir de este anuncio, FAA avanzará con reuniones para definir acciones según lo que decidan las bases de la organización.

"Veremos qué medida se puede tomar, si una contrapropuesta o algo diferente. Lo que sí es concreto es que lograron hacer enojar aún más a los pequeños y medianos productores. Este supuesto beneficio dejará de estar vigente en enero, que es justamente cuando más lo necesitaríamos de cara a la próxima campaña. No acerca ninguna mejora", concluyó.

Las retenciones a la soja volverán al 33% con el inicio de 2021.
Las retenciones a la soja volverán al 33% con el inicio de 2021.

Las retenciones a la soja volverán al 33% en el inicio de 2021.

Por el lado de CRA, desde la confederación se indicó que "la baja de 3 puntos porcentuales y por un corto período sólo estimula la liquidación de aquellas toneladas en manos de los exportadores que rápidamente harán una toma de ganancias".

Para luego añadir que lo establecido ahora genera " de facto un diferencial, es decir una traslación de recursos desde el sector productivo al industrial. No es una baja circunstancial de unos puntos de retenciones, el problema es mucho más hondo, e interpela la confianza y los gestos cotidianos que el Gobierno tiene para con el campo en general."