Campeones terrícolas contra Marte

Marte tiene una temperatura media de 60 ºC bajo cero. Su presión atmosférica es aproximadamente cien veces menor que la de la Tierra y más del 95% de su atmósfera está compuesta de dióxido de carbono. La radiación solar y la radiación cósmica son tan peligrosas que algunos estudios estiman que la vida, al menos tal y como la conocemos, solo podría sobrevivir escondida bajo su superficie. Cualquier imagen que me viene a la mente al pensar en ese planeta representa un extenso desierto de arena roja en el que sería casi imposible que algo pudiera mantenerse con vida apenas unas horas.

Por otro lado, también sabemos que la vida es cabezona, resistente y que siempre nos da sorpresas. Aquí en la Tierra conocemos organismos, a los que llamamos extremófilos, que son tan duros de pelar que sobreviven en condiciones infernales. En lagos ácidos con PHs escalofriantes, en desiertos áridos sin una gota de agua en años o en profundidades marinas de varios kilómetros con presiones atmosféricas capaces de aplastar y reducir a chatarra aviones enteros.

[Te interesará: Criaturas sintéticas que nos ayudarán a colonizar Marte]

Teniendo estos dos elementos por separado es lógico que a los científicos se les haya ocurrido preguntarse: ¿Qué ocurriría sin cogemos a los campeones de la supervivencia en la Tierra y los probamos en condiciones similares a las que existen en Marte?

Bueno, pues según el último de estos intentos, publicado en la Revista Astrobiology: Organismos terrícolas 1 – Marte 0.

El experimento llevaba el sonoro nombre de LIFE  siglas en inglés que corresponden a “Experimento de líquenes y hongos” y su objetivo era estudiar cómo se comportaban algunos de los organismos más resistentes de la Tierra en un ambiente que simulaba las hostiles condiciones marcianas.

Los hongos antárticos Cryomyces antarcticus y Cryomyces minteri se han acostumbrado a vivir en un ambiente extremo del Polo, sin apenas alimento y soportando temperaturas muy similares a las que existen en Marte… eran los candidatos perfectos para realizar uno de estos experimentos, y bien podemos decir que han superado la dura prueba.

Fueron enviados a la Estación Espacial Internacional y allí fueron sometidos a un duro test que, durante 18 meses, simulaba con gran exactitud las condiciones que se encontrarían en la superficie de Marte.

Los resultados son esperanzadores de cara a la posibilidad de que exista algún tipo de vida en Marte puesto que el 60% de las células de estos hongos permanecieron sin daño y con el ADN intacto. De hecho, un 10% de ellos seguían siendo aptos manteniendo su capacidad de reproducirse. Un porcentaje bastante aceptable que podría permitir su proliferación en esas duras condiciones y que sin duda invita a un estudio más detallado de la superficie marciana en el futuro en busca de extremófilos similares a los de la Tierra que pudieran haberse adaptado a las condiciones del planeta rojo.

[Si te ha interesado este artículo, no te pierdas: ¿De verdad podríamos cultivar en Marte como en la película The Martian?]

Referencias científicas y más información:

Onofri S, de Vera JP, et al. “Survival of Antarctic Cryptoendolithic Fungi in Simulated Martian Conditions On Board the International Space Station” Astrobiology. 2015 Dec;15(12):1052-9. doi: 10.1089/ast.2015.1324.

Fionna McDonald “Antarctic fungi survive 18 months in Mars-like conditions on board the ISS” Science Alert