Lo nunca visto en Reino Unido: persiguen a un camión de cemento durante kilómetros creyendo que llevaba gasolina

·3 min de lectura

Al menos una veintena de vehículos circulando por la autopista y persiguiendo a un camión cisterna que transportaba cemento porque creían que en su interior llevaba combustible. La escena descrita, que bien podría haber sido rodada para una película con el sello de los Monty Python, es tan real como que en la BBC han hablado con el camionero perseguido por los conductores durante varios kilómetros. Una anécdota que se produce en medio de la crisis de combustible y los problemas de abastecimiento a los que se enfrenta Reino Unido como consecuencia del Brexit y la pandemia.

Al menos una veintena de coches le siguieron con la esperanza de poder repostar. (Foto: Getty Images)
Al menos una veintena de coches le siguieron con la esperanza de poder repostar. (Foto: Getty Images)

El protagonista de esta historia es Johnny Anderson, un camionero que trabaja para la empresa Weaver Haulage y que hace unos días transportaba unas 44 toneladas de material de construcción de Bilston a Northamptonshire, dos localidades de Reino Unido entre las que distan unos 100 kilómetros.

“No me di cuenta inicialmente, pero luego, en la autovía, noté que nadie me estaba adelantando y vi una hilera de unos 20 coches detrás de mí. Cuando finalmente giré a la izquierda en una carretera que me llevaría a la entrada del sitio, todos esos coches giraron a la izquierda conmigo”, ha contado a la BBC. Un comportamiento, el de la hilera de vehículos tras él que, cuanto menos, parecía sospechoso.

Cuando se paró en la entrada de su destino, donde iba a dejar el cemento transportado, empezó a escuchar el ruido de bocinas. Su primer pensamiento, según ha contado, fue que quizá se le había caído algo y le estaban avisando. Así que se bajó de la cabina del camión. Ahí fue cuando realmente se dio cuenta de lo que estaba pasando y la confusión.

“El hombre del frente bajó la ventanilla y me preguntó a qué gasolinera iba”, ha recordado el camionero para la cadena británica. Entonces sacó de su error a este conductor, el primero de la hilera, aclarándole que la mercancía que transportaba no era combustible. “Podrías haberte detenido y decirnos que no eras un camión cisterna”, le espetó el conductor.

Anderson no salía de su asombro y le gritó que no podía estar hablando en serio. En sus seis años de experiencia no había vivido una situación similar y reconoce que aunque la anécdota vivida en carne propia puede sonar “divertida”, hay una parte más seria que no hay que olvidar. “Mi carga no es peligrosa”, puntualiza, pero explica que si un conductor detecta que le están siguiendo y lleva otro tipo de carga lo normal es que dé aviso a la policía.

La gente necesita parar y pensar... Conducir un camión cisterna, sin importar el producto, es un trabajo con bastante presión, por lo que seguirlos ejerce una presión adicional sobre los conductores que ya están bajo presión sin tener que preocuparse por idiotas absolutos”.

Lo de que se formen colas siguiendo a camiones cisternas con la esperanza de poder repostar los vehículos averiguando en qué gasolinera depositarán su carga no parece algo que solo le haya ocurrido a Anderson. Hace un par de días un usuario de Twitter compartía la larga fila de vehículos tras un camión cisterna en una gasolinera del barrio londinense de Cadem.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

EN VÍDEO | Surrealismo puro en el Reino Unido: ciudadanos llenando bolsas de gasolina en medio del caos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente