Camilo: "Soy un agradecido de lo que artistas mujeres hicieron por mi carrera"

·10 min de lectura
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Vida de rico, Macchu Pichu, BEBÉ, Millones... difícil es no haber escuchado a estas alturas alguna de las canciones de Camilo, artista urbano con dos discos de oro a sus espaldas y que encara su primera gira, que arranca estos días en España.

El cantante colombiano, de 27 años, perfecto bigote enroscado, anillos por doquier y sonrisa dulce, atiende a El HuffPost en la víspera de poner rumbo a Murcia, que este miércoles fue su primer destino de una lista que supera la veintena. Valencia, Cádiz o Castellón son los siguientes, pero el tour Mis Manos lo llevará a todos los rincones de nuestro país, incluidos Madrid y Barcelona, capitales en las que ha ampliado aforo. La gira se prolongará todo el verano, hasta que el 19 de septiembre le toque decir adiós a España desde Bilbao, antes de dar algunos conciertos por Europa y, después, continuar por Estados Unidos.

Como confiesa, siente “nervios” pero “muchísmas ganas” de encontrarse con el público español, explica qué significa para él Mis Manos, reflexiona sobre el machismo en la industria musical, cuenta que va a terapia para manejar esas situaciones desestabilizantes que da la fama y declara su amor por la comida española.

¿Qué significa Mis manos?

Mis manos son mi instrumento, mi vehículo, aquello que está dentro de mí y lo convierte en posibilidades de conexión con los demás, y en banda sonora de situaciones específicas de los demás. Por eso mi álbum se llama Mis manos, por eso mi gira se llama Mis manos, porque aparte de que está todo hecho con el cuidado artesanal del detalle que solamente tienen las manos, es el punto de conexión también con los demás. Por eso la gira se llama Mis Manos, que se convierte ahora en nuestras manos. ¡Manos arriba por fin al mismo tiempo [las eleva al tiempo que pone una gran sonrisa]! En mi caso, por primera vez.

¿Tienes ganas de ese momento de encuentro con el público?

Tengo muchísmas ganas de encontrarme con el público cara a cara. No solamente porque ha sido una temporada en la que estábamos distanciados por obvias razones, sino porque yo estaba soñando con ese momento, no solo el tiempo de la pandemia, mi vida entera, porque ésta es mi primera gira.

Sí que durante la pandemia hubo mucha espera porque tantas canciones se hicieron parte de la vida de muchas personas. Estoy feliz de que por fin esté sucediendo.

¿Hace falta ese momento feliz, con esas letras que nos den subidón y momentos de bailar?

Siento que estas canciones fueron motivo y excusa de alegría para mí en momentos en que más lo necesité y sé que también lo fueron para muchísimas personas. Que esas canciones hoy sucedan al mismo tiempo en los dos mundos es algo para mí espiritual, estoy muy emocionado por eso.

¿Qué es una vida de rico para Camilo? ¿Tiene que ver con rolex o ropa cara o nada por el estilo?

Yo vivo una vida de rico, una vida de lujos. No sé si hay un lujo más grande que poder decir uno que hace lo que ama. Decir que me dedico a hacer lo que amo todos los días de mi vida, rodeado de la gente que amo, para la gente que amo, conociendo gente maravillosa, con mi familia llena de salud, con una esposa que me abraza en todos los proyectos, con la posibilidad de impactar en la vida de las personas de manera positiva... Si eso no es vida de rico, y venir aquí a comer pan con tomate, tortilla, anchoas... ¡Si eso no es vida de rico, yo no sé qué puede ser!

No sé si hay un lujo más grande que poder decir uno que hace lo que ama

¿Qué es lo que más has disfrutado, gastronómicamente?

¡Uy, qué difícil! Está entre la tortilla y el pan con tomate. Entre esos dos universos habito yo con una felicidad... [carcajada]

Así te tendremos más por España...

Sí, sí.

Camilo, en distintos momentos de la entrevista. (Photo: SONY / EL HUFFPOST)
Camilo, en distintos momentos de la entrevista. (Photo: SONY / EL HUFFPOST)

Cambiando de tema... hace poco dijiste ‘No puedo fingir hablarle a la mujer como no le hablo a mi esposa’ [está casado con la actriz y cantante venezolana Evaluna Montaner]. ¿Ves posible esa música urbana que no sexualice a la mujer?

Yo no hago música ni hago mis letras pensando en pararme firme en una posición. Yo hago la música que es honesta para mí, yo creo que el artista está llamado a ser honesto y a asumir las consecuencias de su honestidad. En mi caso, soy honesto con lo que hago y no porque crea que todos debamos hacer letras como las mías, yo creo que tengo que hacer las que son reales para mí. A mí se me ocurren las letras y son así, y sé que son las canciones que van a hacer sonreír a mi esposa. Mi música no es una bandera contra nada ni en pro de que las cosas sean... no. Soy un fanático de la honestidad y la celebro.

Cuando escribes para otros artistas [entre otros temas, es coautor de la letra de Sin Pijama, de Becky G], ¿lo haces con un chip diferente?

Lo hago desde el respeto profundo por la identidad del otro artista, el agradecimiento también de que se acerquen a mí a invitarme a ser parte de esa exploración de su identidad, y el respeto de lo que son ellos. No me gusta imponerme a mí por encima de la identidad de nadie y cuando escribo para alguien es desde la búsqueda de su identidad. Soy más como una especie de explorador que de fuente.

Hace poco hablábamos con la cantante Lola Índigo y nos decía que, por su experiencia como mujer en la música, cree que ellas lo tienen más difícil o que tienen que demostrar más. ¿Sigue existiendo el machismo en el mundo de la música?

Me hace muy feliz y muy esperanzado la situación que está viviendo ahora la industria de la música donde cada vez menos es así. Sí que venimos (y sin darnos cuenta, y dándonos cuenta también y lo mantuvimos) de una industria muy machista y lo más impresionante de todo es que nadie se lo preguntaba y eso era lo más espantoso, el silencio detrás de eso, pero siento que cada vez menos. Falta mucho todavía para que sea una situación más como debe ser pero creo que estamos dando los pasos hacia ese lugar.

Yo soy un agradecido de lo que justamente artistas mujeres, en el género en el que participo, hicieron por mi carrera. Las primeras oportunidades que tuve como compositor y productor me las dieron artistas femeninas del género urbano, sobre todo: Becky G, Natti Natasha, Carol G, Leslie Grace, Lali Espósito, Anitta, India Martínez...

Fueron ellas las que me abrieron la puerta y yo celebro que cada vez la industria se torne hacia ese lugar más justo

Todas fueron artistas que me invitaron a escribir. Fueron ellas las que me abrieron la puerta y yo celebro que cada vez la industria se torne hacia ese lugar más justo.

Cada vez más artistas se están abriendo a hablar sobre cómo la fama afecta a su salud mental, hablan de su ansiedad o de que han acudido al psicólogo. ¿Tú cómo llevas la fama?

Soy una persona apasionada del autocuidado mental, espiritual, del cuerpo. Sí que me despierto todos los días e intento tener un momento en modo avión con el teléfono, buscar aquello que es profudamente importante, lo esencial. Tengo mis sesiones semanales de terapia también, de revisita y estudio personal de situaciones que no quiero que me superen. Éste es un medio y un mundo muy estimulante, hacia lo positivo y hacia lo negativo, y desestabilizante. Tengo la bendición de tener una familia que me acompaña, que me abraza; tengo la bendición de que mi esposa me acompaña en ese proceso también y yo tengo la bendición de acompañarla en el suyo. Llegar en la noche, antes de dormirnos, mirarnos a los ojitos y revisitar el día juntos es algo que me ha mantenido siempre con los pies sobre la tierra.

Tengo mis sesiones semanales de terapia también, de revisita y estudio personal de situaciones que no quiero que me superen

Me parece sorprendente que apenas hasta ahora se esté empezando a normalizar el tema de hablar de la salud mental y la salud espiritual. Me parece curioso que todavía pase que yo diga ‘Bueno, muchachos, debo irme porque tengo terapia con mi psicóloga’ y me dicen ‘Ay, Cami, ¿estás bien?‘. Y yo ‘Sí, estoy de puta madre’, justamente por eso, para seguir estando increíble.

Mencionas lo espiritual... Dios es muy importante para ti tanto en lo personal como también en tu música. ¿Qué reacciones te encuentras?

Yo hago música desde la honestidad y hablo de lo que es cierto para mí, como es cierto que no creo que nada de esto sea una coincidencia ni una experiencia netamente material. Hay una fuente y procuro acercarme a la fuente. La busco, más allá de llamarla de alguna manera o creer que la manera en la que la celebro o la vivo es la correcta. Celebro mucho eso en mi música también y respeto a la gente que lo celebra de otra manera o que no está de acuerdo con la mía. Nunca he recibido una crítica directa y no juzgo tampoco a quien lo haga.

La pandemia te pilló recién casado. ¿Cómo te ha afectado en lo personal y también creativamente?

La pandemia para mí fue un tiempo de reorganización de prioridades. Estoy muy agradecido por los aprendizajes a los golpes que nos ha dado la pandemia. La crisis siempre revela cosas importantes y te reorganiza cosas. Nos costó mucho en la familia, perdimos gente muy cercana, de nuestro primer círculo, y eso nos desestabilizó muchísimo pero sí que nos reorganizó un poquito y nos jaló de las orejas y nos aterrizó a las prioridades. Desde el punto de vista creativo también tuve mucho tiempo de estar en casa y oportunidad de revisitar cosas que no tenía tiempo y fue un tiempo muy fértil también.

¿Cómo es la experiencia de trabajar con tu pareja?

En mi caso trabajar con mi esposa ha sido precioso. La respeto y la admiro tanto por lo excelente que es en lo que hace que es una bendición poder contar con ella, más allá de que sea mi esposa. Si no lo fuera, igual me sentiría profundamente honrado y afortunado de trabajar con ella. Sí que hay una complicidad que nos trae nuestra relación que nos permite crear de una manera más honesta, más pura y más real. Nadie me conoce como me conoce mi esposa.

Durante tu estancia en Madrid ha habido manifestaciones por el asesinato de Samuel, presun por ser homosexual. No sé si has tenido oportunidad de ver esta noticia o al enterarte de ella, ¿qué es lo que sientes?

Me pasaron dos cosas. Primero, fue una bonita sorpresa llegar a Madrid en un momento en el que se estaban celebrando tantas cosas. Ver esa celebración me llenó de ilusión. Soy un apasionado de la celebración de la diversidad. Me dio como una puñalada en el centro del plexo solar. Me lo contaron anoche, me lo vuelves a decir y me da taquicardia porque [resopla] son de esas cosas que te dejan como sin palabras. No lo puedes creer, es como una pesadilla. Saber que siguen pasando esas cosas... a mí me tumba los cimientos.

Soy un apasionado de la celebración de la diversidad

Sobre tu relación con España, alguna vez has dicho que te encantaría hacer algo con Fito y Fitipaldis y que has crecido escuchando música española. ¿Quiénes son tus referentes?

España ha sido para mí una pieza fundamental de quién soy yo como creativo hoy. De las primeras cosas de mi imaginario musical fueron Paco de Lucía, Camarón, Tomatito, Duquende, Potito... todos los cassettes que había en mi casa. Más grandecito, en la adolescencia, algunos amigos allá en Colombia me presentaron a Fito y los Fitipaldis, entre otros más, y me recontraenamoré de ellos. Me enamoré de El Canto del Loco y luego de Dani Martín y ahora tengo la oportunidad de que sea uno de mis amigos más cercanos y Pablo Alborán también.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente