Camilla Parker Bowles: de 'villana' contra Lady Di a reina consorte

·4 min de lectura
11 March 2015; The Duchess of Cornwall Camilla Parker Bowles at the day's races. Cheltenham Racing Festival 2015, Prestbury Park, Cheltenham, England. Picture credit: Ramsey Cardy / SPORTSFILE (Photo by Sportsfile/Corbis/Sportsfile via Getty Images)
Camilla Parker Bowles se ha ganado el respeto y el cariño de Isabel II y su pueblo (Photo by Sportsfile/Corbis/Sportsfile via Getty Images)

La historia de cómo Camilla Parker Bowles ha llegado a ganarse el beneplácito de la reina, la familia real británica, el pueblo y los medios de comunicación no ha sido un camino de rosas.

La historia de deslealtad e infidelidad esconde, en inicio, una historia de amor que no pudo ser. Cuando Camilla entró en el matrimonio formado por el príncipe Carlos de Inglaterra y la Princesa de Gales, Diana Spencer fue la mujer más detestada de Inglaterra.

Muchos eran los factores que estaban en juego y es que, por un lado, Lady Di ha sido la princesa más querida de la monarquía británica y su imagen dulce de cuento de hadas, sumada a su belleza y el amor que derrochaba hacia Carlos la convirtieron en la víctima perfecta.

Por otro lado, Camilla Parker era también la villana perfecta. No tenía la belleza cándida de Diana, ni su inocente apariencia, además, era la tercera en discordia y la que había causado (a ojos del mundo) que una madre y sus dos hijos, los príncipes Harry y Guillermo, quedasen "desamparados".

Nada más lejos de la realidad. Aunque Carlos sí fue el culpable de este amor a tres bandas, el amor que Camilla sentía por él venía de lejos, antes incluso de que el príncipe hubiese conocido a Lady Diana.

Camilla y Carlos se conocieron en 1970 durante un partido de polo gracias a una amiga en común. Ella era una joven de 23 años y él solo tenía 21. El flechazo fue inmediato tras charlar sobre sus aficiones a la jardinería, a la equitación o al mismo polo.

Desafortunadamente, Camilla no tenía ningún título nobiliario, era hija de un oficial del ejército y eso no la convertía en la candidata ideal para la monarquía. Según se dice, la propia Isabel II le pidió a su hijo que se quitara de la cabeza a aquella joven poco sumisa y de fuerte personalidad.

Tras el distanciamiento impuesto de Carlos, Camilla Shand (su nombre de soltera) se casó en 1973 con Andrew Parker Bowles con el cual tuvo dos hijos, Laura Rose y Thomas Henry. Siendo fiel a sí mismo y luchando contra su propia familia e institución, Carlos le rogaría a Camilla que se divorciara seis años después pero ella le rechazó.

A pesar de ese rechazo en 1979, quizá motivado por el dolor de años atrás, un año después su amor volvió a reanudarse durante una fiesta, eso sí, de un modo secreto. Tan solo un año después Carlos anunciaba su compromiso con Lady Di, con la cual se casó en julio de ese mismo año en la Catedral de San Pablo.

Diana contó que el camino hacia al altar de Carlos fue un no parar de buscar con la mirada a su amante y que para ella, fue algo realmente doloroso. La boda entre Carlos y Diana fue un paripé en toda regla dado que él estaba enamorado de la “villana” Camilla.

Era un secreto a voces que las cosas no iban bien y que Lady Di no era feliz, Camilla siempre se mantuvo en un discreto plano de cara al pueblo pero, según la propia Princesa de Gales, conocía cada paso de su matrimonio con el monarca.

En 1992 se divorciaron y un año después llegó la sentencia pública para Camilla, el denominado “Camillagate” en el que salieron a la luz conversaciones muy íntimas entre Carlos y ella cuando el príncipe seguía casado con Diana. Un año después, Carlos admitió la infidelidad y la imagen de Parker Bowles se vio dinamitada.

LONDON, ENGLAND - FEBRUARY 03: Prince Charles, Prince of Wales and Camilla, Duchess of Cornwall arrive for their visit to The Prince's Foundation training site for arts and culture at Trinity Buoy Wharf on February 03, 2022 in London, England. (Photo by Karwai Tang/WireImage)
Ha sido en el jubileo de 70 años en el trono de Isabel II cuando la monarca ha llamado reina consorte a Camilla (Photo by Karwai Tang/WireImage)

Obviamente el pueblo apoyó a Diana y a sus hijos Harry y William, para añadir más polémica al fuego y con una imagen intachable, Spencer hizo público que “no me casé solo con mi marido sino que mi matrimonio era cosa de tres, también me casé con su amante”, dijo en la BBC en 1995.

Al morir Lady Di en 1997, la reina Isabel II tenía claro que no era buen momento para que su hijo y Camilla pasearan su amor así que no fue hasta dos años después, en 1999, cuando se les pudo ver juntos con el beneplácito real.

Desde entonces Camilla ha sabido ganarse el cariño y respeto del pueblo y de la familia des u marido siendo invitada al palco real en 2002 con motivo del 50 aniversario de la coronación de Isabel II.

La esperada boda que fue prohibida en los setenta, se celebró finalmente en 2005 y ahora, la “madrastra malvada” ha pasado a ser la futura reina consorte y es que la duquesa de Cornualles ha tenido que pasar y callar mucho para poder llegar al trono consorte pero más aún para poder lograr vivir libremente su historia de amor con Carlos de Inglaterra.