Camila Osorio: "A 2022 voy con la idea de ganar torneos"

La colombiana es la mejor tenista de América Latina tras una temporada en la que rompió todas las barreras. Con 19 años, prepara el Abierto de Australia, el único grande en el que todavía no ha alcanzado el cuadro principal.

Camila Osorio cuenta que el 2021 ha sido un año en el que “han pasado cosas muy bonitas”. Y es que en esta temporada ha dado pasos de gigante. Con 19 años debutó en un cuadro principal de Grand Slam (Roland Garros), ganó también su primer partido en un grande (Wimbledon), levantó su primer título (Bogotá) y hasta debutó en unos Juegos Olímpicos.

“Fue una experiencia increíble”, resalta sobre su participación en Wimbledon, donde alcanzó la tercera ronda y cayó ante la bielorrusa Aryna Sabalenka. Ha sido un año casi de reivindicación después de un 2020 en donde lo poco que jugó no le dejó buenas sensaciones.

Camila Osorio llegó a ser la mejor tenista junior en 2019, pero en su primera temporada como senior “no pasaba ni de primeras rondas”. Ahora descansa en su casa en Cúcuta, al norte de Colombia, tras haber alcanzado la final del torneo de Tenerife, España. Allí rompió otra barrera al ganarle a una jugadora del top 10, Elina Svitolina.

Su próximo objetivo es el Abierto de Australia, el último grande en el que aún no ha jugado en el cuadro principal. “Espero que sea un gran inicio de año”, afirma. Camila lo tiene claro cuando se le pregunta cuál es su meta para 2022: “Voy con la idea de ganar torneos”.

La controversia por la vacunación en el circuito

Gran parte de las miradas en el mundo del tenis están precisamente sobre ese comienzo de temporada en Australia. La organización, el Gobierno estatal y el Gobierno nacional han mostrado discrepancias sobre si exigir o no que la vacunación sea un requisito obligatorio para disputar el certamen.

“Por mí, que todos estuviéramos vacunados”, declara la jugadora cafetera, quien recuerda “tantas cosas feas que pasaron” en la pandemia. Sin embargo, ella prefiere que se respete la decisión de aquellos que no quieren hacerlo.

Son precisamente figuras como el serbio Novak Djokovic, número uno del mundo, o el griego Stefanos Tsitsipas, algunos de los nombres que más reticencia han mostrado sobre las inoculaciones.

Osorio, aún comenzando su carrera en el circuito, se muestra feliz de llegar en un momento en el que el nivel parece estar más igualado que nunca entre las mujeres. Cinco tenistas distintas han ganado los últimos seis Grand Slam y tres de ellas nunca habían conquistado un grande. “Es bueno para las nuevas generaciones que vamos subiendo”, remata.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente