Cameron será investigado por sus vínculos con un financiero australiano

Agencia EFE
·3 min de lectura

Londres, 30 mar (EFE).- El ex primer ministro británico David Cameron afronta la investigación de un comité ético independiente por sus supuestos vínculos, cuando estaba al frente del Gobierno, con el financiero australiano Lex Greensill, cuya compañía se declaró insolvente este mes, informa hoy el diario "Financial Times" (FT).

La llamada Comisión sobre Estándares en la Vida Pública indicó, según este diario, que valorará unas peticiones entregadas este lunes por el opositor Partido Laborista tras las informaciones difundidas por medios británicos.

Las investigaciones del FT y del "Sunday Times" revelaron cómo se asignó a Greensill un influyente papel no remunerado en el Ejecutivo de Cameron años antes de que su firma contratara al exlíder "tory" como asesor y lo utilizara para cabildear a ministros de su Ejecutivo a principios de la pandemia.

Los laboristas, en la oposición, instaron este lunes al comité a investigar cómo a Greensill se le asignó un despacho y un pase con acceso al Ministerio del Gobierno hace diez años.

En ese papel no público de asesor sobre financiación de cadenas de suministro --la misma área a la que se dedicaba su empresa-- tuvo acceso al menos a 11 ministerios, antes de recibir un cargo formal en 2014.

La portavoz laborista de Economía, Anneliese Dodds, y la "número dos" del partido, Rachel Reeves, pidieron al comité que examine los vínculos entre Greensill con Cameron y si la Oficina del Registro de Cabildeo (en inglés, "lobby"), establecida por el propio Cameron en 2014, era "apta para su propósito".

"Los contribuyentes merecen conocer el verdadero alcance del acceso al Gobierno dado a Greensill Capital por el exprimer ministro conservador", consideró Reeves en declaraciones al FT.

El comité tendrá también que indagar cómo el exlíder tory --contratado por esa firma en 2018-- continuó, en abril de 2020, enviando numerosos mensajes al ministro de Economía, Rishi Sunak, y a otros miembros del Ejecutivo conservador para que facilitaran el acceso al crédito a Greensill durante la pandemia.

La pasada semana, no obstante, Cameron fue "exonerado" de haber presionado a miembros del Ejecutivo en 2020 a fin de obtener préstamos para la financiera anglo-australiana.

El ex primer ministro no violó el reglamento cuando en abril de 2020 contactó con miembros del Gobierno a fin de obtener préstamos para Greensill Capital, según las conclusiones del informe publicado hoy por la Oficina del Registro de Consultores de Cabildeo.

Esa Oficina, que vela por que haya transparencia en las gestiones con autoridades, investigó si Cameron había realizado labores de cabildeo de forma indebida, sin haberse apuntado previamente al registro de agentes y grupos de presión.

La caída de su firma, dedicada a adelantar pagos a los proveedores a unos precios con descuentos sobre la factura inicial, ha dejado sin financiación a otras empresas, como la británica GFG Alliance, del magnate Sanjeev Gupta, que afronta la quiebra con la posible pérdida de miles de empleos.

Cameron dimitió como primer ministro tras la victoria del Brexit el 23 de junio de 2016, y desde entonces, al margen de escribir un libro de memorias, se ha mantenido apartado de la vida pública.

(c) Agencia EFE