El discurso con el que Cameron Diaz aburre cada vez más

·4 min de lectura

Son ya muchos los años que han pasado desde que vimos por última vez a Cameron Diaz trabajar en cine. Fue en 2014 cuando, tras su participación en comedias como Sex Tape: Algo pasa en la nube, No hay dos sin tres o el remake de Annie, decidió alejarse de las cámaras y vivir una vida familiar tranquila lejos de los focos y el trabajo sin descanso de Hollywood.

Sin embargo, la actriz ha vuelto a dar una entrevista explicando de nuevo su decisión y hablando sobre lo feliz que es ahora lejos de las cámaras. Unas declaraciones repetitivas que nos despiertan la sensación de percibir que el tren de Cameron en Hollywood ha pasado. Que si quisiera volver agún día a la meca del cine es probable que ya no sea tan relevante como antes.

Cameron Diaz en mayo de 2019  (Foto: Valerie Macon / AFP / Getty Images)
Cameron Diaz en mayo de 2019 (Foto: Valerie Macon / AFP / Getty Images)

Diaz estuvo en el programa Hart to Heart, espacio presentado por el actor Kevin Hart en la cadena estadounidense Peacock, donde habló una vez más sobre las razones que la llevaron al retiro. Y digo "una vez más" porque ya comentó que quería centrarse en su familia, ser más autónoma con su tiempo y vivir su vida sin la presión de estar rodeada todo el tiempo, varias veces. Es más, lo dijo en suficientes entrevistas como para ahora provocarme un desinterés absoluto por conocer más sobre los motivos de su partida.

Después de decir practicamente lo mismo en un vídeo con Gwyneth Paltrow, de hablar de su nueva vida en otro vídeo para YouTube con una amiga y otras entrevistas a medios, la actriz de 48 años ahora explicó que cuando cumplió los 40 se percató de que la actuación le estaba quitando mucho tiempo de su vida, que había otras actividades a las que le gustaría poder dedicar su tiempo pese a lo mucho que disfrutaba metiéndose bajo la piel de sus personajes.

"Cuando haces algo a un nivel realmente alto durante un largo periodo de tiempo otras partes de ti tienen que ser entregadas a otras personas", comenzaba explicando Diaz cuando Harte le preguntó por su retiro. La actriz confesó que le encanta actuar, que siempre le ha resultado algo “divertido de hacer”, sin embargo, admite que “había muchas partes” de su vida que “no estaba tocando ni manejando”.

“Realmente quería hacer mi vida más manejable. Mi rutina en un día [ahora] es lo que literalmente puedo hacer por mí misma”, continuaba explicando Diaz.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Tanta es la satisfacción que ha obtenido con el nuevo rumbo de su vida que la actriz admitía a Hart que ahora mismo se siente “completa”, destacando cómo tiene mucho espacio para hacer “todas esas cosas para las que antes no tenía tiempo” como centrarse en su relación de pareja con Benji Madden y formar una familia.

Sin ir más lejos, en marzo de este año declaró algo similar a Yahoo! Finanzas, añadiendo no tener ni siquiera la energía necesaria para volver a hacer una película. "Ahora es un momento diferente en mi vida. Ahora estoy aquí y esto es lo más satisfactorio que he hecho en mi vida. Tener una familia, estar casada y tener nuestro pequeño núcleo familiar es completamente lo mejor. Así que no puedo dar... no tengo lo que se necesita para hacer una película. Toda mi energía está aquí", afirmaba en dicha intervención.

Además, no parece que vaya a tener ningún apuro económico que le haga querer volver a la gran pantalla, puesto que en el terreno laboral no puede irle mejor. Como ya os contamos, Cameron Diaz no ha parado de trabajar y disfruta de una prolífera vida como empresaria de vinos, habiendo creado una empresa de vino saludable y ecológico llamada Avaline para la que incluso cuenta con uva de bodegas españolas de la comarca catalana del Penedès. Y no solo eso, también ha publicado libros de autoayuda, consejos y fitness en los que incluso ha criticado abiertamente aspectos problemáticos de Hollywood como el rechazo a las actrices de avanzada edad. De hecho, durante su entrevista con Kevin Hart en Hart to Heart aprovechó para hacer promoción de sus productos.

Sin embargo, tengo la sensación de que Cameron Diaz solo es noticia cuando da declaraciones sobre su retirada del cine, repitiendo la misma explicación una y otra vez. Si se hubiera retirado del cine desapareciendo del mapa, como han hecho Jack Nicholson o Gene Hackman, entonces su reaparición probablemente daría más qué hablar de vez en cuando. Pero este déjà vu constante que provocan sus reapariciones hablando de lo mismo me hacen preguntar si no terminará restándole relevancia.

Es decir, si ya provoca cierta indiferencia al no aportar declaraciones nuevas sobre su nueva vida lejos de las cámaras, ni ha pasado el tiempo suficiente como para echarla de menos en pantalla, ¿no podría estar a punto de dejar de tener relevancia informativa y, por ende, cinematográfica?

Si algún día quiere volver al cine tendrá que hacer frente a todas esas declaraciones hablando de lo bien que vive lejos del cine, libre, feliz, independiente. Ella ahora es feliz con su decisión y me parece estupendo, pero seguir explicando lo mismo una y otra vez empieza a antojarse como una vía forzada para mantenerse en el candelero que quizás le pase factura el día que quiera volver a las pantallas.

Más historias que te pueden interesar: