Camboya prohíbe el comercio de leche materna

Entrada de la sede camboyana de la compañía estadounidense Ambrosia Labs, en el barrio de Stung Meanchey, en Nom Pen, el 16 de marzo de 2017

Camboya prohibió oficialmente este martes la exportación de leche materna, un comercio que puso en marcha durante semanas una empresa estadounidense que la compraba a mujeres camboyanas pobres.

En su página web, la empresa Ambrosia Labs, que presentaba la iniciativa como una primicia, precisaba que la leche recogida en ese país del sureste asiático era congelada y enviada a Estados Unidos para ser vendida a 20 dólares cada 147 mililitros.

Este martes, el primer ministro de Camboya, Hun Sen, pidió que "se tomen medidas inmediatas para impedir la compra y exportación de leche materna", en una carta consultada por la AFP.

"Es verdad que Camboya es pobre y que tiene dificultades, pero no hasta el punto de tener que vender la leche materna de sus madres", señalaba en la misiva.

La semana pasada, las aduanas de Camboya explicaron que habían suspendido la exportación de leche materna a Estados Unidos a la espera de una decisión gubernamental.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), que había condenado la transacción y la explotación de mujeres pobres con fines comerciales, se congratuló por la decisión del Gobierno.

Unicef recordó que Camboya tiene la tasa de mortalidad de lactantes más alta de la región, con 97 decesos por cada 1.000 nacimientos.

Además, la mayoría de los niños camboyanos sufren malnutrición y el 45% presenta signos de retraso del crecimiento moderado o severo.

"Todas las mujeres eran voluntarias pero a menudo no tenían elección, teniendo en cuenta sus dificultades económicas", explicó Ros Sopheap, directora de la ONG local Género y Desarrollo para Camboya (GDC), satisfecha con la prohibición.

Chea Sam, una de las madres que vendía su leche, afirmó sin embargo estar decepcionada con la prohibición del comercio. "Nos ayudaba mucho", declaró.

Ambrosia Labs abrió su oficina, cerrada desde hace unos días, en Stung Meanchey, una pedanía pobre de Nom Pen, donde vive Chea Sam. Las mujeres ganaban entre siete y diez euros al día en función de la cantidad de leche.

El país es uno de los más empobrecidos de Asia, con unos ingresos anuales medios por persona de 1.160 dólares. Más de un tercio de los camboyanos vive bajo el umbral de la pobreza.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines