Así ha sido el cambio de imagen radical de un sintecho tras pasar por la peluquería

El cambio de look radical de un sintecho brasileño llamado Joao Coelho Guimaraes ha causado sensación en las redes sociales tras pasar por el centro de estética masculina de Alessandro Lobo, un cantante en paro que apostó por este negocio durante la pandemia por la falta de trabajo ante la imposibilidad de celebrar conciertos.

Coelho Guimaraes, de 45 años de edad, pasa la mayor parte de su tiempo paseando por el exclusivo barrio Setor Marista del municipio brasileño de Goiana. La mayoría de los vecinos lo conocen, hablan con él y le dan comida para que pueda subsistir.

Uno de estos vecinos precisamente es Alessandro Lobo, el propietario de Padoo, un local que ofrece servicios de peluquería, barbería e, incluso, sastrería al que acuden muchos de los habitantes de esta exclusiva zona residencial.

Pues bien, uno de los días en los que Joao pasó por delante del establecimiento de Alessandro le pidió una hoja de afeitar. En lugar de dársela, este no se lo pensó dos veces y le ofreció un corte de pelo y un afeitado gratuito. Coelho Guimaraes aceptó y su imagen cambió radicalmente.

“Fue espontáneo. Pasó por la puerta y tenía mucha barba. Pidió una hoja de afeitar. Lo conozco desde hace un par de meses, siempre pasa por aquí. Entonces, surgió la idea de darle un cambio de imagen”, explicó Lobo en declaraciones a RT.

En un vídeo publicado por el propietario del centro estético masculino en su cuenta de Instagram se puede ver el antes y el después. Inicialmente, Joao Coelho aparece con una barba y una cabellera prominente y descuidada pero tras pasar por las manos de Lobo parecía una persona absolutamente diferente.

El peluquero le hizo un corte de pelo degradado de menos a más, lo peinó y también le recortó y arregló la barba. El resultado final fue un look muy actual y moderno. Pero la nueva imagen del hombre no solo quedó aquí sino que además Lobo le ofreció tres camisas, un pantalón, una chaqueta y unos zapatos nuevos.

A raíz de esta transformación de la que se hicieron eco numerosos medios locales, los familiares reconocieron a Joao tras 10 años sin noticias de él y su hermana María acudió a su encuentro. Inicialmente, el hombre ha rechazado ir a vivir con su familia a Brasilia pero María o se da por vencida y asegura que seguirá intentándolo hasta que lo convenza.