Cambio climático: ¿Qué pasa si se extinguen los corales?

·Colaborador
·7 min de lectura
Beautiful clownfish hiding in blue sea anemone.
El pez payaso es uno de los vistosos personajes de los arrecifes. Este "Nemo" posa sobre una anémona de mar azul

Presenciar la vida de un arrecife es una de las experiencias más maravillosas que se pueden admirar en el mundo: Peces de todos los colores, formas y comportamientos se mueven muy activos en todo ese bosque de corales que también relucen de brillo y tonalidades casi imposibles. Ahí también están las medusas, las orugas y las estrellas de mar, entre otras miles de especies menos populares pero igual de importantes.

Pero estos escenarios de psicodelia natural están desapareciendo. Los científicos calculan que en los últimos 30 años se ha perdido el 50% de los corales del mundo y el cambio climático es clave en este proceso desolador.

A los biólogos marinos y a los ambientalistas les saltan las lágrimas al hablar de la muerte de millones de corales porque implica la desaparición de miles de especies y ecosistemas con potenciales inimaginables, de belleza sin igual, de la vida como concepto.

Se estima que el 25% de la vida marina depende de los arrecifes de coral, ciudades jardín donde los vecinos se ayudan, se pelean, comparten alimentos, se reproducen, siembran y cazan. Muchos no lo saben, pero el coral es un animal que además tiene dentro de sí un mundo vegetal que lo ayuda a alimentarse, una estructura viva y compleja que impulsa la existencia de miles de criaturas, todas importantes y todas bellas.

“Son especies fundamentales, tienen muchos otros organismos que dependen de ellos, son la razón por la que tenemos arrecifes, es un consorcio de organismos que cooperan juntos”, decía la bióloga marina Ruth Gates quien fue directora del Instituto de Biología Marina de Hawai y primera mujer presidenta de la Sociedad Internacional de Estudios de Arrecifes y dedicó su vida a salvar corales hasta que falleció en 2018.

Perfectos y frágiles

Un “individuo” coral está compuesto por miles de pequeñas “bocas” circulares, conocidas científicamente como “pólipos”, que están rodeadas por tentáculos con los que atrapan algunos nutrientes, aunque dentro de sus tejidos también hay “microalgas” que les sirven asimismo de alimento.

Son así, como se ven en la película animada Buscando a Nemo de Disney en la que los corales dan vida a las residencias e infraestructuras del barrio en el que los pececitos pequeños van a la escuela, los padres limpian las calles, salen a trabajar, y todos los escenarios están llenos de vida y personajes con bellísimos atuendos bien diseñados y en extremo coloridos.

Hay corales de muchas formas y tipos, unos más llamativos que otros, pero todos constituyen seres “muy especializados que viven en una situación equilibrada entre aguas limpias, irradiación solar, nubes, lluvias”, explica el doctor en Ciencias Biológicas José Barraza que es especialista en Ecología Costero Marina de El Salvador e investigador del Instituto de Ciencia Tecnología e Innovación de ese país centroamericano.

Coral reef scenery with a green sea turtle (Chelonia mydas) swimming over soft corals. Egypt, Red Sea.
Es un ecosistema frágil que requiere unas condiciones de aguas limpias, luz y buena temperatura

Ese equilibrio es frágil, y se ha confirmado que las variaciones al medio ambiente “la contaminación de las aguas costeras, la cantidad de sedimentos que los ríos aportan a estos ecosistemas, la presión de la pesca no sostenible y destructiva, el cambio climático, han causado condiciones adversas para la supervivencia de estas especies”, explica Barraza.

Un calor que blanquea

Entonces, esa ciudad de brillo de Nemo, esa escena psicodélica de colores imposibles y brillantes que dan los arrecifes en la vida real, está “blanqueándose”, perdiendo color, muriendo.

“El incremento de la temperatura del agua del mar, asociada al cambio climático causa reacciones negativas a su normal supervivencia”, subraya el biólogo marino.

Además, apunta que el alejamiento de las microalgas “que le dan su color” al coral, explicaría su “blanqueamiento”, dificultando la obtención de alimentos lo que podría causar su muerte.

“El cambio climático también puede afectar la nubosidad en la zona costera y, al existir mayor exposición al sol, algunos corales pueden experimentar problemas de salud y supervivencia”, dice Barraza que ha participado activamente en la investigación del fenómeno del blanqueamiento de los corales.

En el documental de Netflix de 2017 llamado En busca del coral, el publicista y ambientalista Richard Vevers intenta hacer visible y denunciar este proceso de blanqueamiento de los corales causado por el aumento de las temperaturas en los mares y océanos utilizando todos los conocimientos que obtuvo en el mundo de la publicidad.

A field of stag-horn coral bleached white on the Great Barrier Reef during a mass bleaching event.
Una zona de la Gran Barrera de Coral de Australia ya ha sido blanqueada por el aumento de las temperaturas

Con el uso de cámaras submarinas, la ayuda de conservacionistas, biólogos marinos y otros científicos que investigan el efecto del cambio climático, Vevers logró documentar el dramático proceso del blanqueamiento de los corales que no es otra cosa que el paso previo a la muerte definitiva de estas maravillosas estructuras animales.

En este documental, es entrevistado el biólogo experto en arrecifes de coral Ove Hoegh-Gulberg, que explica que en la década de los 80, los científicos empezaron a ver el fenómeno por el que los corales se ponen blancos en un breve lapso de dos semanas y, tras varios experimentos se vio que la causa fue la elevación de la temperatura “2 grados Celsius”.

(Hoegh-Gulberg es autor del libro The Great Barrier Reef: Biology, Environment and Management en el que describe los ecosistemas de la Gran Barrera de Coral Australiana y las influencias biológicas, químicas y físicas que afectan a estos arrecifes).

La bióloga Ruth Gates detalló entonces, para esta producción de Vevers, que este fenómeno de blanqueamiento de los corales se debe a que las microalgas que viven dentro de estos organismos no pueden hacer el proceso de fotosíntesis lo que conlleva a la desnutrición del coral y que la estructura blanca no es otra cosa que su esqueleto.

Jardines submarinos intoxicados

El uso de petróleo, gas, carbón, como combustibles, está causando emanaciones constantes de dióxido de carbono a la atmósfera que son capturadas por la tierra, y más del 90% de esas emisiones son atrapadas por los océanos. Como es de suponer, la vida que albergan los mares también se ve afectada por esta situación, que de momento salva a los habitantes de la tierra de vivir en un completo infierno.

Entonces, a esta captura del dióxido de carbono de la atmósfera, se suman los derrames petroleros, las construcciones indiscriminadas en las costas, los mares usados como cloacas o basureros, resalta el ambientalista Caleb Padilla fundador de la organización Un Pulmón Más de El Salvador.

(VIDEO) Los arrecifes de coral están muriendo y tú puedes ayudar a salvarlos

Puedes ayudar

Los conservacionistas marinos de todo el mundo están intentando hacerse oír para tratar de detener la desaparición de los corales y dan recomendaciones para el ciudadano común y para los encargados de las grandes industrias contaminantes.

El doctor Barraza recomienda:

  • Parar la “pesca excesiva y con métodos destructivos con explosivos” y hacer “pesca sostenible” de “captura de lo necesario”.

  • Evitar dejar redes de pesca abandonadas.

  • Mantener las zonas costeras libres de contaminación.

  • Monitorear la calidad del agua donde hay corales.

  • Practicar el manejo sostenible de bosques y cuencas de ríos que confluyen en zonas donde hay arrecifes de coral.

  • Manejo estricto del turismo en playas y mares.

 Recomendaciones Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA)

  • Practique buceo responsable: No toque los arrecifes ni ancle embarcaciones cerca de ellos. El contacto puede matarlos.

  • Si va a bucear cerca de los corales, use protección solar sin oxibenzona pues este componente puede dañarlos. Se recomienda usar trajes especiales que cubran la piel en vez de químicos.

  • En las playas, asegúrese de no dejar basura y nunca arroje ni deje los cigarrillos apagados en la arena.

  • Evite comprar corales vivos y, si compra un pez de un acuario marino, asegúrese de que se haya obtenido de forma sustentable.

Datos importantes

  • El ambientalista Caleb Padilla, destaca una misión importante de los arrecifes: “Son barreras contra tormentas y huracanes y sin ellas ya no tendríamos esa protección desde el océano. ¿Qué pasaría si se extinguen? catástrofes, algo apocalíptico”.

  • El pez loro, que come corales y defeca la arena sobre la que caminamos. Este pez también estaría en peligro de extinción si su fuente de alimentación desaparece.

  • Las corales poseen propiedades para elaborar drogas que ayudan en el tratamiento del cáncer, el VIH y el Alzheimer, entre otras.

Underwater  sea life - coral reef. Parrotfish   fish,  deep in tropical sea.
El pez loro se alimenta de corales y defeca la arena que pisamos

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) ¿Te preocupa el cambio climático? Estas son las acciones inaplazables para cuidar mejor del planeta

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente