El cambio climático mata de hambre a las gacelas iraquíes

Los países pobres son los que más sufren las consecuencias del cambio climático, que está acabando en muchos casos con su biodiversidad. Un ejemplo de ello es Irak, donde la desertificación afecta al 39% de su superficie. Apenas hay lluvias y las temperaturas se han incrementado superando incluso los 50 grados en algunas zonas durante la primavera de este 2022.

En la reserva de vida silvestre de Sawa, cerca de la ciudad sureña de Samawah, los animales sufren las consecuencias de esta falta de lluvias y aumento de las temperaturas. Aquí vive en semilibertad una de las principales colonias de gacelas rim del planeta, pero sin apenas agua ni comida muchas de ellas están muriendo de hambre. Según el director del centro, solo en mayo de este 2020 la población decreció en un 40%.

Desde la reserva denuncian además que apenas han tenido ayudas económicas por parte de las autoridades del país, que atraviesa una grave crisis después de décadas de guerras.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente