La calle en que se ubicará la embajada de EEUU en Ankara se llamará Malcolm X

Peatones caminan junto a la iglesia de la Resurección , conocida como Izmir Kilisesi, del religioso estadounidense Andrew Brunson, que se encuentra bajo arresto domiciliario desde hace dos años, en Esmirna (Turquía) hoy, 11 de octubre de 2018. EFE

Estambul, 11 oct (EFE).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha dado instrucciones para renombrar como Malcolm X la calle en la que se ubicará la nueva embajada de Estados Unidos en Ankara, informa hoy el diario turco Hürriyet.

Erdogan ha ordenado a la asamblea municipal de Ankara tomar la decisión correspondiente para cambiar el nombre actual de la calle, que es 1478, a Malcom X, en honor a ese activista estadounidense negro convertido al Islam.

En su reciente viaje a Estados Unidos, el mes pasado, el presidente turco se reunió con las hijas de Malcolm X, Qubilah e Ilyasah Shabazz, y les prometió que dedicaría una calle de la capital turca a su padre.

Finalmente ha decidido que la vía agraciada con el nombre del activista nacido en 1925 y asesinado en 1965 será la calle de la barriada de Çukurambar, en la periferia oeste de Ankara, donde se está construyendo la nueva embajada de Estados Unidos.

No es la primera vez que Turquía utiliza el callejero como arma política.

En diciembre pasado, el Ayuntamiento de Ankara decidió renombrar la calle 613, en la que se ubica la embajada de los Emiratos Árabes Unidos, como Fahreddin Pasa, en honor a un gobernador otomano de la provincia de Medina, en la actual Arabia Saudí.

Se produjo días después de que el ministro de Exteriores emiratí, Abdulá ben Zayed, difundiera en Twitter un mensaje en el que atacaba al pachá otomano por "saquear los bienes árabes", con las palabras: "Así trataron los antepasados de Erdogan a los árabes musulmanes".

Desde agosto pasado Ankara y Washington, tradicionalmente estrechos aliados, están sumidos en una crisis diplomática, exacerbada por diferencias en la guerra civil de Siria y la detención en Turquía de un religioso estadounidense, Andrew Brunson.

Mañana se celebrará una nueva vista en el juicio del pastor, que lleva dos años en prisión preventiva acusado de "vínculos terroristas", que sus defensores consideran absurdos.