Calentamiento global: Madrid será tan calurosa como Marrakech y Londres como Barcelona en 2050

Serán solo dos grados de media, una diferencia a priori pequeña, pero los cambios que va a experimentar el planeta como consecuencia del aumento de las temperaturas por el calentamiento global van a ser radicales y van a suponer un gran desafío de adaptación.

Hoy en día imaginamos Londres como una ciudad lluviosa y fría en invierno, pero en 2050, apenas a 30 años vista, será igual de calurosa que Barcelona. Así dicho, puede parecer tentador para los londinenses, pero es que estas temperaturas irán acompañadas de graves sequías y se necesitarán profundos cambios en las infraestructuras.

Ola de calor en Londres que obliga a la gente a bañarse en fuentes (AP).

Madrid suele contar con veranos calurosos e inviernos suaves, pero en las próximas tres décadas las cosas van a ir cambiado. La capital española tendrá las mismas temperaturas que Marrakech, lo que va a provocar que en los meses de estío se lleguen a alcanzar los 45 o 46 grados fácilmente y que en las épocas de frío solo se baje a los 20 grados de media.

Son solo dos de los muchos ejemplos que ha elaborado un estudio de la universidad ETH de Zúrich (Suiza) y que ha sido publicado en la revista científica Plos One. Los investigadores han analizado cuánto van a subir las temperaturas en 520 ciudades del mundo en los próximos años y sus resultados no han dejado tranquilo a nadie.

Ocho de cada diez urbes van a experimentar cambios dramáticos y van a tener que adaptarse a condiciones que antes no habían vivido. La tendencia es que las ciudades que se encuentran en zonas templadas o frías del hemisferio norte se van a parecer en sus climas a otras que están situadas 1.000 kilómetros más cerca del ecuador. Los pronósticos hablan de un aumento en las ciudades europeas de 3,5 grados en verano y 4,7 en invierno.

Además de las analogías entre Madrid y Marrakech o Londres y Barcelona, el estudio también señala que Estocolmo heredará las temperaturas de Budapest; Moscú las de Sofía; Seattle las de San Francisco; y Nueva York las de Virginia Beach.

Día caluroso en Madrid durante el verano (AP Photo/Manu Fernandez)

Escenarios que no existen en el planeta

Más sombrío incluso, si eso es posible, es el panorama que se les ofrece a más de un centenar de ciudades en el mundo como Yakarta, Singapur, Yangon o Kuala Lumpur, ya que van a experimentar unas condiciones desconocidas hoy en día en el mundo, por lo que es mucho más difícil anticipar cómo va a ser su vida con este aumento de las temperaturas. Las lluvias van a ser cada vez menos frecuentes, pero cuando aparezcan lo harán de forma torrencial provocando graves inundaciones. Las sequías también serán más comunes.

Pese a que estas previsiones son para los próximos 30 años, lo cierto es que ya se aprecian los primeros síntomas de este aumento de las temperaturas. Tanto en 2018 como en 2019, Europa ha sufrido sendas olas de calor que han hecho que en países como Alemania o Francia se alcanzará un calor nunca visto antes, algo que preocupa mucho a los expertos.

Y es que en el propio informe destacan la escasa preparación que tienen las ciudades en el planeta para afrontar estos desafíos. Dos grados que van a cambiar todo tal y como lo hemos conocido hasta ahora.