Calais es escenario de reunión sobre el Canal de la Mancha, sin presencia británica

·3 min de lectura

En la ciudad portuaria francesa, uno de los sitios claves del estrecho paso marítimo, se desarrollará un cónclave en el que estará el ministro del Interior francés junto a sus homólogos de Países Bajos, Bélgica, Alemania y responsables de la Comisión Europea. La misma no tendrá a miembros del Gobierno de Reino Unido tras la carta que publicó Boris Johnson en redes sociales el último viernes, donde pide “mayor colaboración” y despertó el enfado de los galos.

Tras días convulsionados por el hundimiento de una precaria barca de migrantes que terminó con el fallecimiento de 27 personas en el Canal de la Mancha, dirigentes europeos se juntarán en la ciudad francesa de Calais para definir los pasos a seguir en lo que respecta al flujo migratorio y su prevención. Asistirán los ministros del Interior de Francia, Alemania, Bélgica, Países Bajos y responsables de la Comisión Europea.

Sin embargo, esta reunión está marcada por la ausencia de representantes de Reino Unido luego de que retiraran la invitación para Priti Patel –ministra del Interior- como reacción a la carta que el primer ministro Boris Johnson publicó el último viernes y que no cayó bien en el Gobierno francés.

En esa misiva, el mandatario británico propuso acciones para desarrollar con Francia para tener mayor colaboración en la prevención migratoria, como patrullar conjuntamente la costa francesa, algo que fue tomado como una invasión de soberanía. “Estoy sorprendido de estas formas, no son serias", afirmó Emmanuel Macron, mientras que otros las calificaron de “inadmisibles”.

Empero, este domingo Patel reafirmó el sentido de la carta al manifestar que Reino Unido reclamará “mayor cooperación” a los países europeos con el fin de que no ocurran “peores sucesos” en el Canal de la Mancha luego del naufragio del bote de migrantes de la última semana.

Mediante un comunicado, la ministra aseguró que no es un problema que el Gobierno británico pueda resolver solo. “En toda Europa debemos dar un paso adelante, asumir la responsabilidad y trabajar juntos en momentos de crisis”, asevera la nota, que también marca que no hay “soluciones rápidas ni balas de plata”.

A su vez, Patel también dijo que no evadirá el desafío que implica resolver esta problemática y confirmó que la próxima semana volverá a intentar establecer contactos con sus colegas de la Unión Europea.

El asunto migratorio del Canal de la Mancha reavivó las tensiones entre franceses y británicos, que continúan sumando capítulos en estas horas. Este domingo, casualmente el día de la reunión en Calais, el periódico semanario ‘Le Journal du Dimanche’ publicó un artículo que muestra quejas de policías franceses sobre sus pares británicos.

En el artículo, los agentes manifiestan que, del otro lado del paso marítimo, no se les brinda información útil ni reciben respuestas de los documentos o materiales que les facilitan.

Las desavenencias entre Londres y París se siguen acumulando

La carta de Boris Johnson fue un nuevo episodio de la tensa relación que sostienen con el Gobierno de Emmanuel Macron. En la misma, la cual desde Downing Street dijeron que simplemente tenía “espíritu de cooperación”, el primer ministro enumeró medidas para avanzar con la resolución de la crisis migratoria.

Entre ellas figuraba la propuesta de patrullar conjuntamente para evitar las embarcaciones, despliegue tecnológico, rastrillajes en las aguas de ambos y un acuerdo bilateral sobre “devoluciones” de inmigrantes.

Más allá de las proposiciones, en Francia generó malestar el método de difusión y las formas, totalmente alejadas de los medios tradicionales. El portavoz del Gobierno de Macron, Gabriel Attal, la catalogó como “pobre en el fondo y fuera de lugar”. "Estamos hartos de dobles discursos y de externalizar los problemas", añadió.

Los malentendidos entre franceses y británicos se arrastran desde la realización del Brexit, pero están candentes desde el último octubre, cuando Reino Unido no concedió las licencias a barcos pesqueros, prohibiendo el acceso a sus aguas y puertos.

Además, en septiembre, Francia demostró su malestar por la alianza de defensa que los británicos montaron junto a Estados Unidos y Australia, lo que supuso la cancelación de los oceánicos sobre un contrato multimillonario de submarinos.

Con EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente