La caída de Vladímir Putin podría no ser la buena noticia que muchos piensan

·3 min de lectura

La guerra de Ucrania se acerca rápidamente a los siete meses de contienda. Un periodo que se ha caracterizado por los lentos avances rusos y por la férrea resistencia de las tropas ucranianas, que han ido recuperando posiciones y han dejado a Vladímir Putin en una complicada posición.

Tanto es así que ante el difícil avance del conflicto han empezado a surgir voces que se oponen al todopoderoso líder ruso. O al menos dudan del cariz que está tomando la guerra. Cabe recordar que el mandatario aprobó una ley en 2021 que le permitía mantenerse en el poder hasta el año 2036, por lo que estas críticas internas no es algo a lo que esté acostumbrado.

Vladímir Putin, presidente ruso. (Photo by GAVRIIL GRIGOROV/SPUTNIK/AFP via Getty Images)
Vladímir Putin, presidente ruso. (Photo by GAVRIIL GRIGOROV/SPUTNIK/AFP via Getty Images)

Desde el inicio de las hostilidades se ha venido barruntando en Occidente que si Putin no estuviera en el cargo, la guerra podría terminar. El propio presidente estadounidense, Joe Biden, pidió al principio del conflicto que el presidente ruso "no siguiera en el poder". Lógicamente, existe la posibilidad de que pueda ser sustituido por una alternativa mejor. Pero también hay otra opción: que sea sucedido por alguien peor. Y esa última situación no resulta muy halagüeña.

Ante los problemas de Rusia en la guerra, con las tropas desmoralizadas, con el armamento antiguo y sufriendo duras derrotas, varios concejales se han rebelado contra el presidente ruso. Una centena de ellos ha exigido su dimisión y piden juzgarle por traición, alegando que "están en contra de matar ucranianos". Esta es la parte de la historia bien vista por Occidente y que podría terminar con la guerra, pero la opción de que triunfe es remota.

Mucho más probable, y no sería una buena noticia para nadie, es que se pueda imponer el sector nacionalista más duro ruso, que está presionando a Putin para que libre la guerra total contra Ucrania. Un grupo muy poderoso que considera que el mandatario está siendo algo blando y que es necesaria más mano dura para evitar que se sigan produciendo derrotas en el campo de batalla.

Y Guennadi Ziugánov, líder del Partido Comunista y gran apoyo tradicional de Putin, no se ha mordido la lengua a la hora de evaluar cómo está yendo la guerra y qué debería hacer el presidente ruso. "Es una guerra, no una operación especial. Hace falta una movilización general”, ha señalado, ante de insistir en la importancia del conflicto.

“La guerra y la operación especial son de raíces diferentes. Puedes detener la operación especial, pero no puedes detener la guerra aunque quieras. Esta tiene dos resultados: la victoria o la derrota. La de vencer en Donbás es la cuestión de nuestra supervivencia histórica. Todos en este país deberían valorar de manera realista lo que está sucediendo".

La guerra en Ucrania no le está yendo bien a Pùtin. (Vyacheslav Madiyevskyy/ Ukrinform/Future Publishing via Getty Images)
La guerra en Ucrania no le está yendo bien a Pùtin. (Vyacheslav Madiyevskyy/ Ukrinform/Future Publishing via Getty Images)

Una declaración de intenciones que le deja claro a Putin que el único camino en la guerra es ganar sí o sí. Y de paso pone la presión sobre el presidente de que no hay otra opción. Aunque la formación se desdijo poco después, este mensaje deja claro cuál es el sentir general y que detrás de Putin hay gente muy poderosa que está dispuesta a todo con tal de derrotar a Ucrania.

En los mismos términos se han pronunciado dentro del Gobierno. Mijaíl Sheremet, miembro del Comité de Seguridad y Anticorrupción, ha señalado que "sin la movilización total, la creación de cimientos militares, incluso en la economía, no lograremos los resultados adecuados".

Así pues, crecen las dudas sobre las decisiones que está tomando Putin e internamente las voces que piden más mano dura van ganando espacio. Y como telón de fondo está la sensación de que lo que venga después del presidente ruso pueda ser peor.

EN VÍDEO I Un grupo de soldados ucranianos capturan un vehículo ruso armado con hasta 24 cohetes termobáricos

Más historias que te pueden interesar: