La caída en desgracia de Irene Lozano en el PSOE

·3 min de lectura
Irene Lozano presidió como secretaria de Estado para el Deporte el décimo aniversario de la victoria de España en el Mundial de fútbol de Sudáfrica de 2010.  (Photo by Oscar J. Barroso / AFP7 / Europa Press Sports via Getty Images)
Irene Lozano presidió como secretaria de Estado para el Deporte el décimo aniversario de la victoria de España en el Mundial de fútbol de Sudáfrica de 2010. (Photo by Oscar J. Barroso / AFP7 / Europa Press Sports via Getty Images)

Cuando Irene Lozano fue colocada en abril en uno de los primeros puestos de salida -concretamente en el número 5- de la candidatura del PSOE-M a las elecciones de Madrid, muchos pensaban que quien fuera fichaje estrella del presidente del Gobierno en 2015 había encontrado, por fin, un acomodo estable dentro de la organización. Esta teoría cobró fuerza cuando, acto seguido, fue nombrada como una de las portavoces del grupo parlamentario en la Asamblea de Vallecas. Pero este puesto tampoco parece que vaya a ser el definitivo y todo apunta que Lozano volverá a hacer las maletas en breve. Aunque para este próximo viaje aún no tiene destino.

En los últimos tiempos, la exdiputada de Unión Progreso y Democracia (UPyD) parece haber caído en desgracia en el PSOE. Más aún después de que Pedro Sánchez decidiera apostar por la "unidad" del partido en el último congreso de los socialistas celebrado en octubre en Valencia recomponiendo, así, las fracturas internas vividas tras la división interna que se acrecentó con su victoria en las primarias de 2014.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Esa recuperación de miembros históricos del partido para cargos sensibles ha desplazado a varios independientes, como bien puede corroborar Iván Redondo, exjefe de gabinete del presidente. Si a eso le sumamos que, tras el fracaso de Ángel Gabilondo el 4-M, Sánchez dejó en manos de la militancia la recomposición del partido en Madrid, se puede señalar que Irene Lozano ha quedado en tierra de nadie.

El currículum de Lozano en el PSOE va, claramente, de más a menos. Empezó fuerte en 2015 cuando Sánchez la colocó de número 4 en la lista para las elecciones generales por la circunscripción de Madrid. Una irrupción que se completó con su incorporación al Comité de Personas Expertas del PSOE como especialista en "regeneración democrática".

Lozano no repitió escaño en la siguiente legislatura ya que aludió motivos personales para no concurrir en ninguna lista. Pero Sánchez siguió premiándola. Tras sonar con fuerza en la terna final para ocupar la cartera del Ministerio de Asuntos Exteriores, Lozano fue finalmente nombrada en 2018 como secretaria de Estado de la España Global. Un puesto de nueva creación en sustitución del Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España.

Su alejamiento del presidente del Gobierno, y de Ferraz, dio un paso más en 2020 al ser nombrada máxima responsable del Consejo Superior de Deportes (CSD). Allí apenas duró un año, que fue cuando Gabilondo, muy cercano a Sánchez, la acogió en sus listas para los recientes comicios de Madrid que resultaron un sonoro fracaso al perder tanto las elecciones frente al PP de Isabel Díaz Ayuso, como la segunda plaza frente a Más Madrid, liderado por Mónica García.

Y ahora... Pues todo está por ver. Aún no es oficial, pero el nuevo líder de los socialistas madrileños, Juan Lobato, está estos días perfilando su nuevo equipo salir vencedor en las primarias celebradas la pasada semana. Y Lozano no aparece por ningún lado en las quinielas. De hecho, hay quien la sitúa no solo fuera de Madrid, sino de España. Concretamente en el Reino Unido. Ya en su día su nombre sonó para ser Embajadora de España en Londres, pero parece que ahora tendrá que conformarse con un premio menor. Tal y como recogen algunos medios como Voz Pópuli, Lozano estaría pujando por asumir la dirección del Instituto Cervantes de Londres.

Un órgano dedicado a la defensa y difusión del castellano. Muy similar, casualmente, al que ocupa su excompañero en UPyD Toni Cantó quien tutela la Oficina del Español de la Comunidad de Madrid, y muy lejos del que confiaba en asumir cuando irrumpió como fichaje estrella en el PSOE de la mano de Sánchez.

En vídeo | Sánchez aboga por la unidad dentro del PSOE

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente