Cómo reconocer a un narcisista

El trastorno narcisista de la personalidad suele presentarse en gente que tiene grandes complejos de inferioridad, sin embargo en sociedad presentan un comportamiento arrogante y autocomplaciente, suelen tener una gran necesidad de admiración.

image

El narcisismo suele desarrollarse en personas a las cuales durante su niñez y adolescencia no se les inculcó el cooperar, responsabilizarse o considerar el bienestar y las necesidades de los demás, y es a partir del principio de la edad adulta cuando las características del narcisista pueden comenzar a manifestarse con mayor intensidad. Estas pueden ser:

  • Se sobrevalora exagerando el sentido de importancia de sí mismo, como por ejemplo maximizando algunas capacidades personales, o logros, esperando ser reconocido como superior y llegando a exigir admiración excesiva debido a su comportamiento arrogante.

  • Sus expectativas de recibir un trato exclusivo o de que se cumplan sus expectativas de manera inmediata.

  • Se preocupa por fantasías de éxito, belleza, amor o poder desproporcionados.

  • La persona se cree tan especial y compleja que siente que únicamente puede relacionarse o ser comprendida por otras personas que son especiales como ella.

  • Tiende a sacar provecho de los demás para conseguir sus objetivos personales, siempre pide y no se siente con la obligación de hacer o dar algo a cambio.

  • Carece de empatía, es decir que no reconoce ni se identifica con los sentimientos y necesidades de los demás.

  • Posee un sentimiento intenso de envidia hacía los demás, no soporta los triunfos ajenos que despierten admiración ya que le restan protagonismo, es también común que perciba envidias, muchas veces infundadas, hacia su persona.

Los rasgos de la personalidad del narcisista son inflexibles, llegando incluso a dificultar su adaptación a su entorno, provocando un serio malestar que le imposibilita la satisfacción de sus objetivos y necesidades, ya sean estas, personales, sociales y/o laborales.

image

La autoestima de los narcisistas es voluble por lo que requieren la valoración y reconocimiento frecuentes ya sea de sus amistades, familiares o pareja quienes, al parecer del narciso, deben rendirles pleitesía; especialmente en el caso de la pareja o los amigos suelen seleccionar gente que los admire para poder conseguir sentirse valorados.

Aunque el narcisista suele mantener sus sentimientos bien ocultos para los demás tiene una notoria tendencia a expresar coraje o vergüenza cuando la gente se entera y/o le señalan un fracaso personal, incluso puede llegar a manifestar esta frustración con gran agresividad o con periodos breves de depresión, breves debido a que tiene la capacidad de tener una recuperación anímica rápida debido a sus propios mecanismos de defensa en los que niega su fracaso o culpa a otros de él.

Los narcisistas se sienten con la capacidad de realizar casi cualquier tipo de actividad que se les proponga y por lo tanto no creen tener la necesidad de realizar ningún tipo de entrenamiento antes de realizar dicha actividad, esto, en la mayoría de los casos, los lleva a cometer errores que desembocan en fracasos provocando que el narcisista active sus mecanismos de defensa para evadir la realidad a través de la pérdida de contacto con esta.

Los narcisistas suelen no aceptar su trastorno y por lo tanto se niegan a recibir cualquier tipo de terapia para tratar su condición. Cuando se consigue tratarlos, la psicoterapia suele ser útil para ayudar al paciente a relacionarse con los demás de forma más positiva y empática.