Cómo proteger tu casa si te vas de vacaciones

Parece un reto imposible, pero por muy idílicas que vayan a ser nuestras vacaciones, mejor dar envidia a la vuelta. Sin olvidar, claro, nuestra extensión en Internet. "De la misma manera que por la calle no le vamos contando a desconocidos que nos vamos a ir de viaje o las fechas en las que nos vamos a ir, debemos llevar eso a nuestros perfiles en redes sociales", explica Alfonso Sánchez, portavoz de la Policía Nacional. Ni nosotros, ni nadie de nuestro entorno. Cuidado con los pequeños de la casa. Ni fotos ni comentarios. "Es importante también desactivar la geolocalización". Cubierto el plano social, vamos a proteger la vivienda. Primero, con disuasión. Si nos lo podemos permitir, alarmas, puertas blindadas y verjas. Y no confiarse con las ventanas por vivir en un piso alto. "Hemos tenido este año recientemente casos de personas que subían por los canalones hasta el cuarto o el quinto piso y se colaban por las ventanas", nos cuenta Mercedes Martín, portavoz de la Guardia Civil. Segundo, con disimulo. Que no se note que está vacía: temporizadores para la luz, por ejemplo. Aunque lo más eficaz, lo más clásico, el familiar o el vecino. Nada de dejar entrar alegremente a cualquiera al edificio. Y no está de más desviar el teléfono fijo. "Cogen la guía telefónica, más o menos seleccionan una calle por zona, y lo que hacen es llamar de manera aleatoria a esos números de teléfono para ver cuándo hay gente en casa". Por último, no dejárselo fácil al ladrón si entra en casa. Nada de objetos valiosos a la vista. "Y no todos los escondites que a nosotros nos parecen buenos son factibles, ya que pueden ser identificables fácilmente por un ladrón. Por ejemplo", dice Sánchez, "dejar algo de valor detrás de un cuadro". Y si los tenemos inventariados, mucho mejor. Ayudaremos a recuperarlos y al juez en su sentencia si pillan al caco.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines