La Cámara brasileña aprueba una ley para el control del coronavirus y la repatriación de nacionales

La propuesta presentada a consideración del Legislativo prevé que personas repatriadas desde lugares afectados o amenazados por epidemias de salud puedan ser sometidas a períodos de cuarentena y obligadas a realizarse exámenes médicos y de laboratorio. EFE/Joédson Alves/Archivo

Brasilia, 4 feb (EFE).- La Cámara de Diputados de Brasil aprobó este martes un proyecto de ley presentado por el Ejecutivo y que establece normas y medidas en territorio nacional para el control del coronavirus, en caso de confirmarse alguno de los casos sospechosos de la epidemia y para repatriar ciudadanos brasileños.

El plenario evitó debatir a fondo las medidas y los congresistas votaron de manera simbólica para agilizar la aprobación y ahora el texto deberá ser refrendado el miércoles por el Senado, donde se prevé que también sea ratificado por los legisladores.

El proyecto de ley fue relatado por la diputada oficialista Carmen Zanotto, del partido Cidadania, y, entre otros puntos, contempla el aislamiento para los portadores del virus y la cuarentena para los casos sospechosos.

En la medida se contempla que todo el tratamiento será gratuito y costeado por el Estado y el cierre de fronteras, puertos y aeropuertos en caso necesario para evitar una eventual propagación o entrada al país del virus.

El actual proyecto, que informalmente fue expuesto a los diputados por el propio ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, antes de la votación, fue presentado de manera independiente a otro que de manera más amplia contempla de manera general la normativa y protocolos sanitarios en caso de epidemias.

El Gobierno de Brasil enviará el miércoles a China dos aviones de la Presidencia de la República para repatriar a unos cuarenta brasileños que estás aislados en Wuhan, epicentro de la epidemia de coronavirus, con la previsión de que lleguen el sábado al país y cumplan una cuarentena de 18 días.

La operación de repatriación fue autorizada por el presidente, Jair Bolsonaro, después de un apelo de ayuda por parte de los propios brasileños que grabaron un mensaje en vídeo al mandatario, quien antes había descartado el retorno inmediato.

Los brasileños que están en Wuhan tendrán que pasar 18 días de cuarentena en una base de la Fuerza Aérea en Anápolis, municipio del estado de Goiás próximo a Brasilia, antes de que puedan seguir hacia otras ciudades.

El tiempo en que los aviones podrán estar en Wuhan depende de la autoridades chinas pero el plan del Gobierno brasileño es que puedan despegar de regreso en la madrugada del viernes con los ciudadanos que quieran salir de China y acepten someterse a la cuarentena.

Según el canciller Ernesto Araújo, solo podrán embarcar quienes no presenten síntomas de la enfermedad y agregó que los médicos que viajarán en las aeronaves tendrán un plazo de 24 horas para evaluar el estado de cada uno de los pasajeros y autorizar o no su viaje.

Para evitar una mayor propagación del virus, China puso en cuarentena a Wuhan, y a varias provincias aledañas, y solo permite la salida de extranjeros bajo ciertas condiciones, que incluyen el tomar las medidas de seguridad pertinentes.

Países como Francia, Japón, Estados Unidos, España y Marruecos ya han repatriado a sus ciudadanos.

Pese a que en Brasil no hay ningún caso confirmado y sólo trece sospechosos, el Gobierno decretó la víspera el estado de emergencia de salud pública de importancia nacional, su máximo nivel de alerta, precisamente para facilitar la repatriación. EFE