Sigue la busqueda de desaparecidos tras el ataque en Dnipro con al menos 40 muertos

Sigue aumentando el número de muertos en un ataque a un edificio residencial en la ciudad ucraniana de Dnipro. Más de 40 cuerpos han sido encontrados en los escombros, aunque aún hay desaparecidos. El edificio fue bombardeado por el sábado en uno de los peores ataques desde el inicio de la guerra.

El primer ministro de Suecia, Ulf Kristersson, país que asume la presidencia rotativa de la Unión Europea, criticaba así el sangriento ataque: "Civiles inocentes, incluidos niños, perdieron la vida o resultaron heridos en este horrible ataque. Así que permítanme ser muy claro, los ataques intencionados contra civiles son crímenes de guerra. Los responsables de crímenes de guerra tendrán que rendir cuentas".

Por su parte, Moscú niega su responsabilidad en el ataque y añade que fue el resultado de los contra misiles y la defensa antiaérea ucranianos.

El portavoz del Kremlin Dmitry Peskov, aseguraba que "Las Fuerzas Armadas rusas no atacan edificios residenciales ni instalaciones de infraestructura social. Atacan objetivos militares evidentes o camuflados".

Mientras el Ejército Ucraniano espera impaciente la llegada de nuevos tanques y otros vehículos blindados occidentales, el enemigo muestra vídeos de las ruinas de Soledar. El Ejército ruso y el grupo de mercenarios Wagner afirman cada uno por su lado haber tomado la ciudad. Ucrania asegura que se sigue combatiendo en sus calles.