Burundi ordena la expulsión del representante de la OMS

Cuatro expertos de la Organización Mundial de la Salud en Burundi, incluido su representante en el país, serán expulsados el viernes, anunció el ministerio de Relaciones Exteriores en una carta dirigida a la oficina africana de la institución y consultada el jueves por la AFP.

La misiva precisa que "las personas cuyos nombres son citados fueron declaradas 'persona non grata' y que, por consiguiente, deben abandonar el territorio de Burundi antes del 15 de mayo".

Se trata del doctor Walter Kazadi Mulombo, representante de la OMS en Burundi, de dos empleados de la OMS -el doctor Jean Pierre Mulunda Nkata, coordinador de la respuesta contra el nuevo coronavirus, y el doctor Ruhana Mirindi Bisimwa, encargado del programa contra las enfermedades transmisibles- y de un consultor, el profesor Daniel Tarzy, experto en biología molecular.

"Es todo el equipo de la OMS encargado de apoyar a Burundi en su respuesta contra la covid-19 que es expulsado", explicó a la AFP un responsable burundés que no quiso revelar su identidad.

La Organización de las Naciones Unidos afirmó el jueves lamentar "profundamente" la expulsión de los cuatro expertos de la OMS, pocos días antes de la elección presidencial prevista el 20 de mayo.

La Comisión de Investigación de las Naciones Unidas sobre Burundi "lamenta profundamente la reciente decisión del gobierno de Burundi", indicó en un comunicado.

La comisión, encargada desde 2016 de investigar las violaciones de los derechos humanos cometidas en este país de África del este, reiteró también su "preocupación" ante la "decisión de las autoridades de no hacer aplicar las recomendaciones de distanciamiento social", ya que los mítines electorales atraen a miles de personas.

Hace un mes, el ministerio de Relaciones Exteriores burundés ya había iniciado el mismo procedimiento contra los cuatro funcionarios en cuestión. Pero había suspendido esta decisión después de intercambios entre el jefe de Estado Pierre Nkurunziza y el director general de la OMS, según fuentes diplomáticas y administrativas.

Hasta la fecha, el país sólo registró oficialmente 27 casos positivos, de los cuales uno falleció.

El gobierno burundés, que es acusado por médicos y por la oposición de ocultar casos de covid-19, considera que el país está protegido de la covid-19 por la "gracia divina".

Burundi decidió cerrar sus fronteras pero no adoptó ninguna medida de confinamiento, a diferencia de la mayoría de los demás países de la región.