Burkina Faso: enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad dejan decenas de detenidos

·3 min de lectura

En Uagadugú, capital del país, y otras ciudades de la nación se llevaron a cabo protestas en contra de la inacción del Gobierno para frenar los ataques yihadistas en el país. Los manifestantes, que fueron convocados por la sociedad civil pese a la oposición de las autoridades, protagonizaron enfrentamientos con las fuerzas de seguridad y, en algunos casos, pidieron la renuncia del presidente Roch Marc Christian Kaboré.

En la capital burkinesa, la zona del Gran Mercado fue el centro de los incidentes. Allí los manifestantes levantaron barricadas para hacer frente a la acción de las fuerzas de seguridad que repelieron la protesta lanzando gases lacrimógenos.

De acuerdo con Radio Omega, medio citado por la agencia de noticias EFE, las instalaciones del mercado sufrieron un incendio producto del lanzamiento de proyectiles por las fuerzas del Estado.

La acción ciudadana, en parte, revela la ira de la población contra la inseguridad producto de la violencia yihadista y la poca efectividad que ha mostrado el Gobierno para combatirla.

“Los yihadistas están golpeando (al país), la gente está muriendo, otros están huyendo de sus hogares (...) Queremos que Roch y su gobierno renuncien porque su manejo del país no es bueno. Nunca los apoyaremos”, dijo Amidou Tiemtore, uno de los manifestantes a la agencia de noticias The Associated Press (AP).

Al suroccidente del país la ciudad de Bobo-Dioulasso, la segunda mayor de la nación, también registró manifestaciones que fueron dispersadas por la policía local.

El medio francés ‘tv5monde’ señala que en Kaya, capital de la región centro-norte y que alberga el mayor número de desplazados por la violencia yihadista, los manifestantes saquearon la sede del partido gobernante, según un entrevistado citado por la agencia de noticias AFP.

Violencia yihadista en Burkina Faso se ha incrementado durante los últimos meses

Desde el año 2015, Burkina Faso se ha visto afectada por una espiral de violencia atribuida a grupos armados yihadistas, entre ellos afiliados al grupo Al Qaeda y también al grupo Estado Islámico.

Desde entonces los ataques contra civiles y soldados han sido cada vez más frecuentes, concentrándose principalmente en el norte y el este del país.

Francia mantiene desplegados unos 5.000 efectivos en la región para luchar contra grupos armados yihadistas, el pasado 19 de enero una de sus unidades sufrió el ataque de estos cuando realizaba una operación conjunta con las fuerzas de Burkina Faso dejando a cuatro soldados franceses heridos.

Las manifestaciones contra la violencia yihadista vieron luz desde el pasado 27 de noviembre de 2021, cuando movilizados por grupos de la sociedad civil como Salvemos Burkina Faso rechazaron la postura gubernamental en contra de la violencia.

Desde entonces, el Gobierno ha respondido con represión hacia los manifestantes, detenciones a personas por planear las manifestaciones y limitaciones para el acceso a la red social Facebook.

Previo a las acciones del 22 de enero, autoridades como el Ayuntamiento capitalino habían manifestado su negativa a permitirlas.

Cifras del Gobierno burkinés señalan que al menos 1,5 millones de personas han sido desplazadas por la violencia. Asimismo, el medio catarí ‘Al-Jazeera’ señala que solamente en el mes de diciembre unas 12.000 personas fueron obligadas a abandonar sus hogares por la violencia.

El Gobierno ha señalado su disposición para abrir nuevamente negociaciones con los grupos rebeldes para conseguir una reducción de la violencia tal como ocurrió en 2020, en el marco de las elecciones, cuando ambas partes mantuvieron conversaciones en secreto que amainaron la lucha por varios meses.

Con AFP, EFE y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente