Burkina Faso: 5 preguntas antes del juicio por el asesinato del líder revolucionario Thomas Sankara

·8 min de lectura

El juicio por el asesinato de Thomas Sankara, se iniciará 34 años después de los hechos. 14 personas, entre ellas el expresidente Blaise Compaoré, serán juzgadas por "atentado contra la seguridad del Estado", "complicidad en asesinato" y "complicidad en ocultación de cadáveres".

Es un juicio que estuvo cerca de no llevarse a cabo nunca. Treinta y cuatro años después del asesinato del presidente de Burkina Faso, Thomas Sankara, y 12 de sus compañeros, el 15 de octubre de 1987, por un comando durante una reunión en la sede del Consejo Nacional de la Revolución (CNR) en Uagadugú, 14 de los principales acusados serán juzgados a partir del lunes 11 de octubre, en un tribunal militar de la capital de Burkina Faso.

El presidente Sankara, apodado el 'Che Guevara africano', llegó al poder tras un golpe de Estado en 1983 y fue asesinado a los 37 años en un golpe que llevó al poder a Blaise Compaoré, su entonces compañero de armas.

Después del asesinato de Sankara, Compaoré permaneció al frente del país durante 27 años, antes de ser derrocado tras una revuelta popular en 2014 y de exiliarse en Costa de Marfil. Acusado principal, el ex presidente de 70 años no viajará a Uagadugú para el juicio, según anunciaron sus abogados el jueves 7 de octubre.

No obstante, este acontecimiento histórico se espera tanto en Burkina Faso como en el resto del mundo, ya que están acreditados más de 200 periodistas internacionales.

¿Qué representa el ex presidente Thomas Sankara?

Thomas Sankara, padre de la revolución en Burkina Faso e icono panafricano, ha dejado una huella imborrable en la historia de su país. Llegó al poder mediante un golpe de Estado en 1983 y cambió el nombre del Alto Volta, dado por los colonos franceses al país, por el de Burkina Faso, que significa 'el país de los hombres íntegros'.

"Thomas Sankara demostró que era posible desarrollar su país de forma independiente dando confianza a su población. Su objetivo era hacer fructificar la riqueza nacional y transformarla en el territorio mismo", subraya Bruno Jaffré, autor de 'L'insurrection inachevée. Burkina 2014' (La insurrección inacabada. Burkina 2014) y moderador del sitio web Thomassankara.net, contactado por France 24.

"Más allá de Burkina Faso, es un revolucionario antiimperialista que tenía en su corazón representar la voz de los oprimidos de todo el mundo y que se atrevió a realizar actos de independencia con respecto a Francia", añade el especialista.

Treinta y cuatro años después de su muerte, su aura sigue creciendo, sobre todo entre los jóvenes, que tienen un verdadero culto por él, sin haberle conocido.

¿Por qué este juicio tardó 34 años en celebrarse?

"Cuando se anunció la fecha del juicio, los burkineses no lo podían creer" afirma Jaffré. El anuncio del tribunal militar de Uagadugú, el 17 de agosto, tuvo el mismo efecto que una bomba en un país en el que la sola mención del asesinato de Thomas Sankara estuvo prohibida durante mucho tiempo.

"El régimen de Blaise Compaoré hizo todo lo posible para bloquear los procedimientos judiciales y no fue hasta su caída en 2014 que las cosas avanzaron", explica el especialista.

De hecho, fue el régimen de transición democrática el que revivió el caso en marzo de 2015. En diciembre de ese mismo año, la justicia burkinesa emitió una orden de detención internacional contra Blaise Compaoré y posteriormente, en febrero de 2020, tuvo lugar una primera reconstrucción del asesinato de Thomas Sankara en el lugar del crimen; la sede del Consejo Nacional de la Revolución (CNR) en Uagadugú. El juez de instrucción remitió entonces el caso a un tribunal militar en octubre de 2020, allanando el camino para un juicio, que comenzará este 11 de octubre.

"Pero antes habrá una gran batalla legal", advierte Bruno Jaffré. "Los abogados de la defensa harán todo lo posible para retrasar o incluso anular el juicio". Señalan que la orden de detención internacional emitida contra Blaise Compaoré "fue anulada por el Tribunal de Casación de Burkina Faso el 28 de abril de 2016" y, por tanto, ya no es pertinente. Argumentan igualmente que el ex presidente nunca ha sido "citado para ser interrogado" y que "nunca se le ha notificado ningún acto que no sea su citación definitiva para comparecer ante el tribunal". También afirman que Blaise Compaoré goza de "inmunidad como antiguo jefe de Estado".

En efecto, el fiscal del Tribunal de Casación, Armand Ouédraogo, había anunciado en abril de 2016 la anulación de la orden de detención internacional contra Blaise Compaoré por un defecto de forma. Pero un mes más tarde, el comisario del gobierno en el tribunal militar de Uagadugú, Alioune Zanré, desmintió esta información, afirmando que las órdenes anuladas sólo se referían al caso del golpe de Estado de septiembre de 2015.

Interrogado por la agencia de prensa AFP, Guy Hervé Kam, abogado de la parte civil, declaró que "el anuncio de la ausencia de Blaise Compaoré en este juicio no es sorprendente cuando se conoce la historia del país y el papel que desempeñó el presidente Compaoré (...) Sabemos que nunca asumió nada”.

"Lo que es tranquilizador en la fase actual del caso, es que su presencia no es necesaria para la determinación de la verdad", añadió, porque "los elementos del expediente permitirán sin duda, al final del juicio, determinar la responsabilidad individual de todos los acusados".

¿Quiénes son los procesados?

Se juzgará a 14 de los principales inculpados, entre ellos Blaise Compaoré, que vive exiliado en Costa de Marfil, donde ha obtenido la nacionalidad marfileña. Mano derecha de Sankara, Compaoré, siempre ha negado haber ordenado el asesinato de su hermano de armas y amigo íntimo, aunque el golpe de Estado de 1987 le llevó al poder.

El general Gilbert Diendéré, de 61 años, es otro acusado en el juicio. Fue uno de los principales líderes del ejército durante el golpe de 1987. Diendéré, que posteriormente se convirtió en el jefe de gabinete privado del presidente Compaoré, ya está cumpliendo una condena de 20 años de prisión en Burkina Faso por un intento de golpe de Estado en 2015. Tanto él como Blaise Compaoré están acusados de "complicidad en asesinatos", "ocultación de cadáveres" y "atentado contra la seguridad del Estado".

Los soldados de la antigua guardia presidencial de Compaoré, incluido el exoficial Hyacinthe Kafando, acusado de ser el líder del comando y actualmente escondido, también se encuentran entre los acusados.

Inicialmente se implicó a más personas, pero "muchos han muerto", según los abogados de la parte civil.

¿Qué es lo que se puede esperar de este juicio?

Si el asesinato de Thomas Sankara es objeto de muchas especulaciones sobre la posible implicación de países extranjeros, como Francia, Costa de Marfil, Libia o Liberia, el juicio que se inicia el lunes se centrará en los actores burkineses y en lo ocurrido en Burkina Faso.

"La ausencia de Blaise Compaoré es lamentable, pero esté o no esté, la cuestión de su responsabilidad estará en el centro del juicio", dijo Bruno Jaffré.

El juez de instrucción pudo interrogar a todos los testigos aún vivos que estaban presentes en el Consejo el día del asesinato y que nunca habían hablado hasta ahora. Éstos han arrojado luz sobre varias zonas grises.

"Gracias a elementos de la investigación que se han filtrado a la prensa, sabemos que el comando salió de la casa de Blaise Compaoré y que el general Diendéré estaba presente en el Consejo para dirigir las operaciones", dijo el especialista.

Además de la secuencia precisa del asesinato, el juicio tratará de arrojar luz sobre los cómplices, en particular los que desempeñaron un papel después de la muerte de Thomas Sankara. El certificado de fallecimiento del expresidente, redactado por el médico Jean Christophe Diébré indicaba, por ejemplo, una "muerte natural". Este último ha sido procesado por "falsificación en escritura pública".

¿Se abordará la cuestión del papel de Francia?

Aunque las ramificaciones internacionales no estarán en el centro del juicio, Francia no estará totalmente ausente del tribunal militar de Uagadugú.

"La investigación ha establecido que agentes franceses estuvieron presentes en Burkina Faso el día después del asesinato, el 16 de octubre de 1987, para destruir las escuchas telefónicas que apuntaban a Blaise Compaoré y a Jean-Pierre Palm, un oficial de la gendarmería ahora imputado en el caso Sankara", dijo Bruno Jaffré.

Muchos observadores creen que el régimen de Thomas Sankara incomodaba lo que entonces se conocía como la Françáfrica. Además de su discurso emancipador, que probablemente hubiera sido emulado en África Occidental, Sankara también ha mostrado su apoyo a la inclusión de Nueva Caledonia en la lista de territorios a descolonizar de las Naciones Unidas.

Emmanuel Macron se comprometió en noviembre de 2017, durante un viaje a Burkina Faso, a levantar la "defensa secreta" de todos los archivos franceses relativos al asesinato de Thomas Sankara. Desde entonces, se han entregado a Uagadugú tres lotes de documentos desclasificados. Pero sólo contienen documentos secundarios y ningún documento de los gabinetes de François Mitterrand y de Jacques Chirac, presidente de la República y primer ministro de Francia respectivamente en el momento de los hechos.

"En los documentos aportados hasta ahora no hay ninguna señal de la presencia francesa el 16 de octubre de 1987 en Uagadugú, aunque estos documentos existen necesariamente. Emmanuel Macron no ha cumplido su promesa. Esto demuestra claramente que hay una cierta incomodidad", dijo Bruno Jaffré.

Este artículo fue adaptado de su original en francés.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente