Bukele envía reclusos a destruir tumbas de pandilleros en el día de Todos los Santos

Cruel venganza del Gobierno de El Salvador contra las pandillas callejeras. Ha enviado a los reclusos a los cementerios para destruir las tumbas de los miembros de las pandillas, y lo ha hecho en el día de Todos Los Santos, fecha en la que los familiares acuden a los cementerios a visitar a sus muertos.

Armados con mazos y palancas, los reclusos rompieron las tumbas marcadas con el símbolo "MS", de la pandilla Mara Salvatrucha, en Santa Tecla, en un suburbio de San Salvador bastión de esa banda. Destruyeron cerca de 80 lápidas en el cementerio municipal y borraron grafitis relacionados con la pandilla.

El Salvador se encuentra en estado de excepción desde finales de marzo, cuando el presidente Nayib Bukele declaró la guerra a las pandillas callejeras que mataron a 62 personas en un día.

Desde entonces, más de 56.000 personas han sido detenidas por presuntos vínculos con las bandas.