Bruselas ve posibles problemas de competencia en el Internet de las Cosas

·3 min de lectura

Bruselas, 9 jun (EFE).- La Comisión Europea (CE) ha detectado posibles problemas de competencia en el sector del Internet de las Cosas, en particular por la presencia de grandes empresas tecnológicas proveedoras de asistentes de voz y sistemas operativos que pueden limitar las posibilidades de sus rivales.

El Ejecutivo comunitario publicó hoy los resultados preliminares de una investigación del sector por la que ha recabado información de más de 200 empresas de diferentes tamaños que operan en el mercado de estos productos y servicios en Europa, Estados Unidos y Asia.

La vicepresidenta de la CE y responsable de Competencia, Margrethe Vestager, explicó que se temía que en el sector estuviesen emergiendo empresas que actuasen como controladores del acceso a este mercado y que estas usasen su poder para minar la competencia, y ha añadido que la investigación ha mostrado que "muchos en el sector comparten estas preocupaciones".

El Internet de las Cosas (IoT, en inglés) se refiere a objetos que cuentan con tecnología, programas informáticos o sensores que les permiten conectarse a internet, recabar datos y transmitirlos a través de la red, y se utiliza tanto en objetos cotidianos, como asistentes de voz o frigoríficos conectados a Internet, como en sistemas industriales.

La Comisión ha constatado que se trata de un área en crecimiento, sobre todo en lo que se refiere a asistentes de voz e interfaces que permiten al usuario conectar varios dispositivos inteligentes, y que muchos operadores del sector tienen dificultades por la competencia con grandes empresas que trabajan más allá del Internet de las Cosas, entre las que cita a Google, Amazon o Apple.

Dado que estos son los proveedores de los sistemas operativos más comunes, así como de los asistentes de voz líderes en el mercado, determinan los procesos para integrar unos dispositivos y objetos conectados con otros, señala la Comisión.

Las principales preocupaciones se refieren a ciertas prácticas de exclusividad y vinculación en relación con los asistentes de voz, así como a prácticas que limitan la posibilidad de utilizar diferentes asistentes de voz en el mismo dispositivo.

Otros aspectos son el papel de intermediarios que tiene los proveedores de los principales sistemas operativos o asistentes de voz entre el consumidor y los dispositivos conectados.

Bruselas señala que los proveedores de sistemas operativos o asistentes de voz tienen un gran acceso a los datos, incluidos aquellos que el usuario comparte con dispositivos de terceras partes, lo que les da una ventaja para mejorar su posición en el mercado de asistentes de voz o para entrar en otros mercados.

La CE ha detectado asimismo problemas ligados con la falta de interoperabilidad entre los distintos dispositivos, dado que actualmente no existen estándares tecnológicos comunes.

En particular, algunos proveedores de asistentes de voz y sistemas operativos al parecer controlan unilateralmente la interoperabilidad e integración de unos dispositivos con otros y podrían limitar las funciones de dispositivos o servicios de terceras partes en comparación con los suyos, según la información recabada.

La Comisión ha abierto ahora una consulta pública sobre el tema y publicará en el primer semestre de 2022 su informe definitivo. Las conclusiones se tendrán en cuenta a la hora de tomar decisiones de Competencia en el sector, pero también en el desarrollo de legislaciones como la Ley de Mercado Digital.

(c) Agencia EFE