Bruselas prevé recaudar 140.000 millones de euros con medidas sobre energía

·3 min de lectura

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, propuso este miércoles limitar los ingresos de las compañías eléctricas europeas y gravar los beneficios extraordinarios de las petroleras para recaudar más de 140.000 millones de euros.

“Nuestra propuesta recaudará más de 140.000 millones de euros para que los Estados miembros amortigüen el golpe directamente”, dijo Von der Leyen en su discurso del Estado de la Unión pronunciado ante el Parlamento Europeo.

La propuesta a la que se ha referido la presidenta es la del impuesto que pretende gravar los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas que se anunció este martes junto con la propuesta para ahorrar un 10% en el consumo eléctrico.

La Comisión planea poner un tope al dinero que recibe la generación eléctrica a partir de renovables, nuclear y lignito así como exigir una “contribución solidaria” a las empresas de petróleo, gas y carbón que se han beneficiado de los desorbitados precios de la energía.

“Las grandes empresas de petróleo, gas y carbón también obtienen enormes beneficios. Así que tienen que pagar una parte justa, tienen que dar una contribución de crisis”, dijo Von der Leyen en una intervención centrada especialmente en la respuesta europea a la invasión de Rusia sobre Ucrania.

Sobre el 10% de la electricidad que la Comisión propone que se ahorren los socios comunitarios, al menos un 5% será horas con pico de demanda. Todas estas medidas serán cerradas en una reunión extraordinaria prevista para el 30 de septiembre con los ministros de Energía de los países de la UE.

“Quiero que nuestra Unión tome ejemplo de su gente. Reducir la demanda en las horas punta hará que el suministro dure más tiempo, y hará bajar los precios”, dijo Von der Leyen, quien señaló que “millones de europeos necesitan ayuda” en el ámbito energético.

Además, Bruselas aseguró que seguirá “trabajando para bajar los precios del gas”, en parte tratando con Noruega y Argelia, los otros dos países que junto a Rusia entregan gas por gasoducto a la Unión Europea.

Para alejarse del gas ruso, y el chantaje de Vladimir Putin, al que se acusa de usar los cortes de gas como un arma de guerra,  la UE ha aumentado las importaciones de gas natural licuado (LNG), pero la referencia utilizada en el mercado del gas -el índice holandés TTF- no se ha adaptado” y Bruselas trabaja en “el establecimiento de un índice más representativo”, dijo.

En paralelo, la UE trabaja en herramientas para ayudar a las empresas energéticas con “graves problemas de liquidez en los mercados de futuros de electricidad”, lo que pone en riesgo el funcionamiento del sistema energético, agregó Von der Leyen.

“Trabajaremos con los reguladores del mercado para aliviar estos problemas modificando las normas sobre avales y tomando medidas para limitar la volatilidad de los precios intradía. Y modificaremos el marco temporal de ayudas estatales en octubre”, dijo.

Más allá de estas medidas de emergencia, la Unión Europea trabaja en una reforma del mercado eléctrico que “ya no hace justicia a los consumidores” con el objetivo de “desvincular la influencia dominante del gas en el precio de la electricidad”.

Creación de un Banco del Hidrógeno

La presidenta de la Comisión Europea ha anunciado la creación de un Banco Europeo del Hidrógeno, que movilizará 3.000 millones de euros de inversión.

El Banco Europeo del Hidrógeno “ayudará a garantizar la compra de hidrógeno, principalmente utilizando recursos del Fondo de Innovación”, ha explicado Von der Leyen, que ha añadido que “invertirá 3.000 millones de euros para ayudar a construir el futuro mercado”.

Entre las medidas para atajar los elevados precios de la energía, la alemana ha propuesto establecer “un límite a los beneficios de las compañías que producen electricidad a bajo coste”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

Más información