Bruselas defiende su propuesta de tope al gas pese a malestar de los países

Bruselas, 24 nov (EFE).- La Comisión Europea defendió este jueves su propuesta para establecer un tope de 275 euros por megavatio/hora (MWh) pese al malestar que ha generado en prácticamente todas las capitales bien porque es prácticamente imposible de activar o porque podría generar problemas en la seguridad de suministro.

A su llegada a la reunión extraordinaria de ministros de Energía de la UE en Bruselas, la comisaria, Kadri Simson, reconoció las "preocupaciones" que han sido expresadas sobre el llamado "mecanismos de corrección" del gas propuesto por la Comisión, pero arguyó que "está basada en el mandato" dado por los jefes de Estado y de Gobierno.

"Es una propuesta extraordinaria pero los tiempos también son difíciles y tenemos que estar preparados, podemos necesitar esa herramienta si nos enfrentamos a otro periodo de precios de gas extremadamente altos", enfatizó.

Frente a las dudas de países como Alemania y Países Bajos sobre los problemas de suministro que podría ocasionar el tope al gas, la titular de Energía del Ejecutivo comunitario dijo que el proyecto legislativo tienen en cuenta esta posibilidad y afirmó también que sólo se activaría "si es realmente necesario".

Esas salvaguardas han provocado la indignación de muchas capitales que desde hace tiempo reclaman a la Comisión una propuesta para limitar el precio de las compras de gas y a quienes la propuesta ha decepcionado.

"Hemos leído algunas reacciones exaltadas en los medios, así que espero que la discusión de hoy sea bastante picante", auguró el ministro de Industria de República Checa, Jozef Síkela, cuyo país ostenta la presidencia de turno de la UE, y quien reiteró su disponibilidad para convocar tantas reuniones como sean necesarias.

La vicepresidenta española para Teresa Ribera calificó de "broma de mal gusto" la propuesta de la Comisión y afirmó que podría incluso tener "el efecto contrario" y provocar un incremento de la cotización.

Avisó además de que sería "enormemente desequilibrado" aprobar hoy las normativas sobre compras conjuntas, solidaridad y aceleración de permisos de renovables y al mismo tiempo "dejar en el vacío" el tope al precio del gas, en línea con la postura de Italia.

Por su parte, la ministra de Francia, Agnès Pannier-Runnacher, apuntó que la propuesta de Bruselas "no es suficiente" y "hay que ir mucho más lejos" en la respuesta al aumento del precio del gas con el objetivo de proteger la competitividad de la industria europea en el mercado global.

En una línea similar se expresó la ministra maltesa, Miriam Dalli, quien criticó que "las condiciones que han sido impuestas hacen improbable o casi imposible activar el mecanismo": "Esto no es lo que habíamos pedido, la propuesta no se ajusta definitivamente al objetivo", enfatizó.

"El tope al precio del gas que está ahora sobre la mesa no satisface a ningún país, es un tipo de broma para algunos de nosotros", subrayó la ministra polaca de Energía, Anna Moskwa, mientras que la titular belga de Clima y Energía, Tinne Van der Straeten, celebró que haya por fin una propuesta que ahora "tiene que trabajarse en detalle, tiene que mejorar".

Frente a estas posiciones, la estonia Riina Sikkut se alineó con las tesis de Berlín y La Haya y defendió la necesidad de poner el acento en garantizar la seguridad de suministro, por lo que cualquier tope al precio del gas "tiene que ser temporal y sólo para incrementos extremos".

El ministro holandés, Rob Jetten, valoró por su parte que la UE ha conseguido "gestionar los precios del gas en los últimos meses llenando los depósitos" y avisó de que la propuesta del tope al gas entraña "mucho riesgo de que dañe la seguridad de suministro y también para la estabilidad de los mercados financieros".

"También soy muy crítico con esta propuesta, pero desde un punto de vista distinto al de algunos de mis colegas", dijo el neerlandés, quien vaticinó que la Comisión tendrá "más deberes" tras la reunión de este jueves.

El secretario de Estado de Energía de Alemania, Sven Giegold, más tibio, dijo que el mecanismo necesita "cambios menores pero en general va en la buena dirección".

La comisaria Simson, consciente de que las divergencias sobre el tope al gas de los Estados miembros, mostró su "esperanza" en que los Veintisiete sean capaces de sacar adelante otras propuestas que también tienen sobre la mesa, como el impulso a las compras conjuntas de gas, las nuevas normas de solidaridad o el reglamento que acelerará temporalmente los permisos para las energías renovables.

"No os distraigáis con el asunto del tope al gas", dijo el titular de Luxemburgo, Claude Turmes, quien subrayó la importancia de los "fundamentales" como acelerar los permisos para el despliegue de renovables o desarrollar el mecanismo de compras conjuntas de gas.

(c) Agencia EFE