Bruselas alerta de "problemas estructurales" en Polonia y Hungría

·2 min de lectura
Bruselas alerta de "problemas estructurales" en Polonia y Hungría

Polonia y Hungría vuelven a ser el centro de atención al hablar de Estado de Derecho. Según el informe anual de la Comisión Europea, no se han solucionado los "problemas estructurales".

En el caso de Polonia, la situación no ha mejorado. Varsovia se enfrenta ahora a una multa diaria de un millón de euros impuesta por la justicia europea por la falta de independencia del poder judicial. Ya suma un total de 300 millones de euros.

"Seguimos pidiendo que se pague la multa, pero el objetivo no es la multa. El objetivo es el cumplimiento íntegro de las exigencias del tribunal europeo y, si es así, será posible detener el procedimiento", ha pedido en la rueda de prensa de presentación del informe el comisario europeo de Justicia, Didier Reynders.

Pero por si solas, las multas no podrán desencallar el conflicto. Hace pocas semanas, la Comisión Europea aprobó el Plan de Recuperación de Polonia como estrategia para forzar un cambio. Pero la mayoría siguen siendo cosméticos.

Por ello, Bruselas aún no ha mandado el dinero. "A menos que se bloquee el dinero, no va a haber un incentivo para que estos gobiernos cambien. En el caso de Polonia, hay también una cuestión política. ¿Merece Polonia más apoyo por lo que ha hecho con Ucrania? ¿Es importante mantener la estabilidad de Polonia por su posición estratégica vital relacionada con la guerra en Ucrania? Son preguntas legítimas que, desde una perspectiva política, la Comisión puede considerar. Pero hace que se resienta la aplicación del Estado de Derecho", cree el analista Garvan Walshe del Martens Centre.

Hungría es el otro país que preocupa a Bruselas.

La corrupción, el pluralismo en los medios de comunicación y el permanente estado de emergencia del gobierno de Víktor Orbán mantienen en alerta a la Comisión Europea. Budapest, que sabe que su plan de recuperación no recibirá por ahora la luz verde, ha empezado a notar la falta de dinero. "Esto también demuestra que la congelación del dinero está funcionando. El gobierno húngaro tiene dificultades para conseguir fondos. Saben que necesitan el dinero. Y por eso promueven leyes nacionales absurdas", explica Walshe.

En el caso de España, la Comisión Europea vuelve a pedir que se desbloquee la renovación del Consejo General del Poder Judicial y que posteriormente se reforme para aumentar su independencia.

El informe anual hace recomendaciones a los 27 Estados miembros, la mayoría relacionadas con el pluralismo en los medios y la forma en que se eligen los órganos judiciales.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente