Brumas faciales: ¿un timo o un potente aliado para la salud de la piel?

Mónica De Haro
·6 min de lectura
(Foto:  Masterchef/TVE)
(Foto: Masterchef/TVE)

Josie no es la única celebrity que no sale de casa sin su bote de bruma facial; el diseñador aprovechó su paso por MasterChef Celebrity para lanzar su propia versión, Bruma Divina. Pero antes que él algunas de las mujeres más famosas del planeta como la diosa de ébano (Naomi Campbell) confesaron ser adictas a este producto. Pero, ¿de verdad es un producto tan bueno y versátil como dicen? ¿Es posible que un producto que apenas roza la piel sea tan eficaz?

La baza principal de las brumas o ‘mist’ faciales es que resultan muy prácticas y fáciles de usar, pero el secreto de su éxito es que poseen altas concentraciones de activos. Esa es la clave de que un producto tan ligero, que se absorbe al instante sin necesidad de que lo extiendas, es efectivo.

Su eficacia “depende de los componentes activos que contenga y de las concentraciones de los mismos", explica a Telva Leonor Prieto, directora científica de La Roche-Posay Cosmética Activa.

En este sentido, el dermatólogo Gabriel Serrano señala que "en Sesderma hemos creado una línea de brumas faciales con la misma concentración de activos que un sérum, y formulados utilizando nanotecnología, por lo que tienen una mayor penetración en la piel".

¿Qué es un facial 'mist' o bruma facial? Se trata de fórmulas mucho más completas y repletas de ingredientes activos que, entre otros muchos beneficios, actúan como un escudo contra la contaminación, reafirman, iluminan y aumentan la respiración celular de la piel. (Foto: Getty)
¿Qué es un facial 'mist' o bruma facial? Se trata de fórmulas mucho más completas y repletas de ingredientes activos que, entre otros muchos beneficios, actúan como un escudo contra la contaminación, reafirman, iluminan y aumentan la respiración celular de la piel. (Foto: Getty)

Mucho más que un pulverizador hidratante

La primera función de estos sprays es calmar e hidratar la piel, y precisamente es esa acción refrescante lo que más gusta. Los estudios han demostrado que las brumas faciales pueden aumentar los niveles de hidratación con microgotas de agua que penetran entre las células de la piel, pero para que sean eficaces, deben contener ingredientes humectantes. Busca ingredientes clave como ácido láctico, glicerina y ácido hialurónico. Estos humectantes captan la humedad y ayudan a mantenerla en la piel.

Al humedecer la piel, la bruma crea una pantalla protectora que evita el enrojecimiento, la tirantez y la sequedad. Justo lo que más necesitamos ahora que pasamos más tiempo en ambientes cerrados, con la calefacción muy alta.

Otra característica de las brumas faciales es su poder de fijación. Por eso, muchas brumas actúan como fijador del maquillaje y están hechas a prueba de roces, mascarillas o sudor. Además, las brumas aportan una dosis extra de oxígeno a nuestra piel que le ayuda a respirar manteniendo los poros limpios, lo que ayuda a reducir la aparición de granos y erupciones.

Por otro lado, algunas brumas también tienen ingredientes oclusivos, como vaselina, dimeticona o aceite mineral, que pueden sellar el agua. Los oclusivos también pueden suavizar temporalmente la tez y minimizar la apariencia de líneas de expresión e imperfecciones, dando a la piel una apariencia tersa.

Se parecen a los sprays pero las brumas son más ligeras. Dependiendo de los ingredientes, los beneficios pueden incluir hidratación adicional, mejor absorción de la crema hidratante y aplicación más suave del maquillaje. (Foto: Getty)
Se parecen a los sprays pero las brumas son más ligeras. Dependiendo de los ingredientes, los beneficios pueden incluir hidratación adicional, mejor absorción de la crema hidratante y aplicación más suave del maquillaje. (Foto: Getty)

No son infalibles, a veces pueden resecar la piel

Como ves, las brumas faciales pueden hacer mucho por tu piel, pero no siempre puede ser lo que buscas o lo que realmente necesitas. Si una bruma es humectante y no tiene oclusivos, es posible que el spray en realidad esté secando la piel en lugar de hidratarla.

“A pesar de que pueden proporcionar ese efecto 'fresh', si no contienen humectantes, es posible que la piel no pueda retener la humedad”, cuenta Jaimie Glick, dermatóloga en el Marmur Medical Center de Nueva York. "El agua puede evaporarse de la piel y hacerla más seca". Ese es el efecto opuesto al que está buscando. Otro ingrediente a tener en cuenta es el alcohol, que puede resecar e irritar muchos tipos de piel diferentes.

Además, las pieles secas son las menos adecuadas para beneficiarse de sus ventajas porque no son capaces de retener la humedad, pero se puede solventar si eliges alguna con componentes como el ácido hialurónico o la glicerina. Si tienes una piel sensible, lo mejor es que busques una con aloe vera que potenciará los resultados.

No sirven para reemplazar a otros productos básicos

Otro de los errores más habituales es pensar que puedes sustituir las cremas de uso diario por una bruma facial. Pero ojo, las brumas faciales no sustituye ni al sérum, ni a la crema, ni al tónico, sino que sirve para complementar la rutina de belleza.

Para aprovechar los beneficios de las brumas faciales, debes escoger la que mejor se adapte a tu tipo de piel (mixta, normal o grasa) o aquella que resuelva tu problema (granitos, rojeces, brillos...).

Entre las diferentes versiones disponibles de este producto destacan las brumas ‘inteligentes’ que bloquean los efectos negativos de la luz azul que emiten los dispositivos electrónicos a los que nos hemos vuelto prácticamente adictos debido al confinamiento y el teletrabajo. Estar constantemente pegados a las pantallas daña nuestra piel sobremanera.

Si tienes la piel grasa y a medida que avanza el día se generan en tu rostro molestos brillos, también puedes utilizar las brumas; en función de su composición, algunas dejan un acabado mate en la piel evitando la aparición de brillos. Y muchas incluyen factor de protección solar, imprescindible todo el año, así que también te protegen de los rayos UV, y de la contaminación ambiental.

Puede usarse en cualquier lugar y hora del día

Lo habitual es utilizar las brumas como paso previo, para preparar la piel antes de aplicar la hidratante o el sérum pero, como puedes aplicarlas en cualquier lugar, son el toque mágico que te salva en esos momentos que necesites un extra de hidratación o notes la piel cansada o apagada.

Además funcionan como un buen refrescante, revitalizador, hidratante y protegen del envejecimiento provocado por la polución. Por lo que puede aplicarse en cualquier momento del día. También existen las brumas nocturnas, que son la guinda a tu rutina diaria y que trabajan la piel durante la noche.

Hay que aplicarla después de limpiarse la cara

Ni en círculos ni demasiado cerca, ni demasiado lejos del rostro. Lee las instrucciones de uso para salir de dudas, pero recuerda agitar bien tu bote de bruma facial antes de usarla. No olvides cerrar los ojos y la boca para no inhalar el producto.

“Cada bruma tiene su distancia de uso perfecta: más lejana en fórmulas muy micronizadas y más cercanas en aquellas más densas, con una media de 10 a 20 centímetros", explica en Hola Laura Romero, directora de formación de Guerlain.

Tampoco hay que derrochar el producto -basta con tres o cuatro pulverizaciones sobre el rostro y el cuello- y en cuanto al movimiento adecuado, “lo correcto es dibujar una ‘z’ empezando por la parte superior izquierda de la frente hasta llegar a la parte inferior derecha de la mandíbula”. Asegúrate de limpiar cualquier exceso que haya quedado alrededor de los ojos y la boca.

Más historias que pueden interesarte:

Cosméticos: los siete errores que ponen en riesgo tu salud

Cremas cosméticas con cannabis: ¿colocan o son realmente seguras?

Estrés oxidativo y radicales libres, mucho más que reclamos llamativos para productos cosméticos