Detienen en Palma a un turista que iba ebrio por la calle tosiendo a la gente y diciendo que tenía COVID-19

M. J. Arias
·3 min de lectura

La noche del lunes, en el barrio de Santa Catalina (Palma), el ambiente se vio enturbiado cuando un hombre, con evidentes signos de embriaguez, se dedicó a recorrer las terrazas de los bares y restaurante de la zona tosiendo a los clientes al tiempo que aseguraba que estaba contagiado por el coronavirus. Los testigos alertaron a la Policía Nacional, que se personó en el lugar procediendo a la identificación y detención del causante del incidente, según informa El Diario de Mallorca.

El hombre recorrió varias terrazas de una zona de Palma tosiendo encima a los clientes y se enfrentó a una camarera que se encaró con él pidiendo que desistiese en su comportamiento. (Foto: Getty Images)
El hombre recorrió varias terrazas de una zona de Palma tosiendo encima a los clientes y se enfrentó a una camarera que se encaró con él pidiendo que desistiese en su comportamiento. (Foto: Getty Images)

Ocurrió sobre las once de la noche. El hombre, turista de 43 años y nacionalidad británica, recorrió varias terrazas acercándose a las personas allí sentadas y tosiéndoles encima y sin mascarilla. Se desconoce el tiempo que pasó deambulando entre las mesas, pero fueron varias las llamadas que se recibieron alertando de lo que estaba sucediendo.

Una de ella la hizo la propietaria de uno de los establecimientos que, según relata el citado diario, se enfrentó al hombre pidiéndole que dejara de molestar a los clientes. Su respuesta fue toserla a ella también.

Una vez en el lugar, la patrulla de agentes de la Policía Nacional enviada no tuvo mayores problemas para dar con él, ya que seguía por allí. Comprobaron que, efectivamente, estaba ebrio, le identificaron y le trasladaron a dependencias policiales. Una operación que no fue sencilla, ya que este turista británico opuso resistencia mostrando un comportamiento violento que obligó a los policías a reducirle. Sobre él pesan las acusaciones de delito de desobediencia y resistencia.

El de este lunes por la noche en Palma no es el primer altercado que se registra con alguien que utiliza la tos y la afirmación de tener el COVID-19 como ataque. En mayo, en Vigo, cuando las medidas para frenar el contagio eran mucho más restrictivas que las actuales, una pareja protagonizó un suceso similar.

J.M.A. y A.M.N., de 26 y 28 años de edad respectivamente, fueron, informó 20 Minutos, sorprendidos por agentes de la Policía Local de la ciudad gallega saltándose el confinamiento. En un primer momento dijeron que buscaban una farmacia de guardia aunque acabaron por reconocer que iban a casa de un conocido a recoger un pago.

Cuando les informaron de que iban a proceder a multarles, su actitud se torno agresiva llegando a agredir a los agentes con una muleta y propinarles varios golpes. Una vez detenidos, la mujer se giró a la policía y le tosió adrede en la cara. Ambos fueron acusados de un atentado contra agentes de la autoridad.

Ante de eso, en Valencia y en abril, en pleno estado de alarma, un ciudadano de nacionalidad rusa originó un altercado similar en la cola de un supermercado. El hombre, de 44 años, estaba empeñado en entrar en el local junto con la mujer que le acompañaba. Cuando le dijeron que las medidas de seguridad impuestas solo permitían una persona se enfrentó al guardia de seguridad. También se encaró con otro cliente que esperaba su turno para hacer la compra y le recordó las normas vigentes entonces.

Al subir de intensidad la discusión y ante el comportamiento conflictivo de este hombre, se llamó a la Policía, que le reclamó que se identificara al llegar. Como no llevaba la documentación encima, pidió a los agentes que se acercasen a verla en el móvil, donde tenía una copia. Uno de los policías nacionales se acercó y el hombre aprovechó la cercanía para retirarse la mascarilla y toserle en la cara diciendo que tenía el coronavirus, como recogió Levante. El mercantil valenciano.

Más historias que te pueden interesar: