Brillan las ventas de los gigantes de alimentos: consumidores estresados compran a altos costos

En medio de la alta inflación generalizada, los consumidores reducen sus gastos en ropa y artículos deportivos, pero elevan sus compras de alimentos y artículos de primera necesidad. Las ventas de gigantes como Coca-Cola, McDonald’s y Unilever brillaron en el segundo trimestre.

Los economistas lo conocen como “demanda inelástica”, que describe con precisión lo que parece estar sucediendo a nivel global en un contexto de encarecimiento inusitado del costo de vida: la demanda de ciertos productos aumenta, pese a que los precios continúen obstinadamente al alza.

Este concepto, por lo general, está asociado a productos de primera necesidad como alimentos, combustibles o implementos de aseo. Así lo demuestran los resultados financieros de algunas de las grandes multinacionales, cuyos resultados del segundo trimestre superaron las expectativas de Wall Street.

Los gigantes del consumo reportan alzas en sus ventas, aun cuando también lo hacen en los precios de sus productos.

Unilever, dueña de más de 400 marcas tan conocidas como caldo Knorr, jabones Dove o mayonesas Hellmann's, incrementó sus ventas en 8,8% en el segundo trimestre, a pesar de haber subido sus precios en promedio un 11,2%.

Por su parte, Coca-Cola reportó un crecimiento de sus ingresos del 8% y del 12% en sus precios globales. Además, coincide con su rival Pepsi Co en que la demanda sigue en ascenso y que hay espacio para que los precios se sigan ajustando al alza.

El presidente ejecutivo de Coca-Cola, James Quincey, afirmó que la compañía aumentaría aún más los precios en los mercados donde los costos se estaban elevando y apuntaría a trasladar la mayoría de ellos a los consumidores ante una posible recesión.

En el trimestre terminado en junio, McDonald’s reportó que sus ventas globales fueron 10% superiores y su CEO reconoció que está considerando agregar más opciones de menú con descuento porque la inflación está llevando a algunos consumidores a comprar productos más baratos.

Más alimentos y menos ropa

A medida que los inversionistas observan de cerca los resultados corporativos en busca de señales de que las economías se están encaminando hacia la recesión, los consumidores envían señales contradictorias.

Walmart emitió una advertencia el pasado lunes: por un lado, sus clientes estadounidenses compran alimentos y otros artículos de primera necesidad, pero por el otro, se saltan los pasillos llenos de ropa y otros elementos no esenciales.

"Los crecientes niveles de inflación de alimentos y combustibles están afectando la forma en que gastan los clientes. Ahora estamos anticipando más presión sobre la mercancía general en el segundo semestre", manifestó Doug McMillon, CEO de la empresa.

Por ese motivo, el principal minorista de Estados Unidos se comprometió a reducir los precios de la ropa y la mercancía general de manera más agresiva para reducir la acumulación de inventario de primavera.

Con Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente