Brasil repudia decisión que justificó muerte de indio por motivos culturales

·3 min de lectura

Río de Janeiro, 17 nov (EFE).- El Gobierno brasileño manifestó este miércoles su repudio a la decisión de la Fiscalía de abstenerse de acusar a un cacique y a un chamán que ordenaron el asesinato de un indio de 16 años por practicar "magia negra" con el argumento de que la cultura de la etnia Munduruku justifica la pena de muerte.

La decisión de la Segunda Cámara de Coordinación y Revisión del Ministerio Público Federal (Fiscalía) fue duramente criticada por el Ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos de Brasil en un comunicado en el que alegó que ninguna práctica cultural puede justificar la pena de muerte en el país.

Según la nota del Ministerio, el órgano de la Fiscalía justificó el asesinato de un indio de 16 años de edad, tiroteado con una escopeta y después descuartizado, "por considerarlo un ritual tradicional de la etnia Munduruku que esa comunidad aplica a los acusados de practicar magia negra".

En su decisión, criticada incluso por algunos procuradores, la Fiscalía alegó que se abstuvo de denunciar ante la Justicia a los líderes indígenas que ordenaron el asesinato del menor de edad de la etnia Munduruku en "respeto a su cultura".

El crimen ocurrió en una aldea de los Munduruku en jurisdicción de Itaituba, municipio del estado amazónico de Pará, y la víctima fue un adolescente de esa etnia acusado de haber provocado el ahogamiento de otro indio mediante un ritual de magia negra.

De acuerdo con la denuncia de los familiares de la víctima, por orden del cacique y del chamán de la aldea, dos indígenas invadieron la vivienda en que vivía el adolescente, lo tirotearon con una escopeta y arrastraron su cuerpo por 10 kilómetros hasta la orilla del río Cabitutu, en donde lo descuartizaron.

Los denunciantes agregaron que los atacantes, siguiendo los rituales de la etnia en casos de acusados de magia negra, le retiraron el corazón y el hígado al adolescente y los trituraron antes de arrojar los pedazos al río.

El Ministerio Público optó por archivar el caso y se abstuvo de pedir la apertura de juicio luego de que informes de antropólogos indicaran que se trataba de una práctica cultural y de que el fiscal encargado alegara la "imperiosa necesidad de resguardar las manifestaciones culturales de la etnia".

Según el fiscal responsable, cualquier proceso judicial contra los líderes de la etnia constituiría "una indeseable ofensa a los medios culturales de aplicación de la Justicia de la comunidad".

La Fiscalía, que también basó su decisión en un informe de la estatal Fundación Nacional del Indio (Funai), agregó que "en el código criminal de los Munduruku, la práctica de la magia negra es la única conducta que puede ser castigada con la pena máxima".

De acuerdo con el Ministerio de los Derechos Humanos, pese a que reconoce las organizaciones sociales, costumbres, creencias y tradiciones de los pueblos indígenas, la Constitución también establece la dignidad de la persona humana como fundamento de la República y garantiza la "inviolabilidad del derecho a la vida".

El Ministerio recordó que la Constitución también veta expresamente "la pena de muerte, con excepción de casos de guerra declarada".

"El Estado Democrático de Derecho reconoce la vida como bien supremo y establece que debe ser resguardada a todos, sin distinción de cualquier naturaleza, incluso en relación a asuntos culturales", afirmó la cartera en su comunicado.

La nota agrega que "la convivencia con la práctica inhumana denunciada representa una verdadera depreciación de la vida indígena, por lo que este Ministerio manifiesta su repudio a la decisión de la Fiscalía de homologar que se archive el proceso".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente