Brasil pone a prueba su atractivo con una gran subasta de aeropuertos y puertos

Agencia EFE
·4 min de lectura

Sao Paulo, 6 abr (EFE).- Brasil inicia el miércoles la subasta de concesión de 28 activos de infraestructuras con las que espera atraer en tan solo una semana inversiones por unos 10.000 millones de reales (unos 1.800 millones de dólares), un proceso que pondrá a prueba el atractivo del país en plena crisis del coronavirus y en medio de turbulencias políticas.

La serie de subastas, promovidas por el Ministerio de Infraestructura, comienza mañana con la venta de los derechos de explotación por 30 años de 22 aeropuertos divididos en tres bloques regionales, pese a la crisis mundial que atraviesa el sector aéreo por la pandemia de la covid-19.

También serán concedidos a lo largo de la semana un trecho de una línea de ferrocarril y cinco terminales portuarios.

"Nuestro principal objetivo no es la recaudación, es la generación de inversión", afirmó en una rueda de prensa el ministro de Infraestructura, Tarcísio Gomes de Freitas, quien dio por inaugurada la "Infra Week", como el Gobierno ha bautizado la semana de concesiones que serán realizadas en la bolsa de Sao Paulo entre el 7 y 9 de abril.

La subasta servirá de test para evaluar el impacto que la pandemia de la covid-19 y las turbulencias políticas en el seno del Gobierno de Jair Bolsonaro pueden tener en las concesiones previstas en 2021, periodo en el que el ministerio de Infraestructura pretende ofertar un total de 50 activos.

Tan solo esta semana el Gobierno ofrecerá a la iniciativa privada un total de 28 activos, con los que espera atraer inversiones por valor de cerca de 1.800 millones de dólares, una cifra mayor que el presupuesto anual de la cartera de Infraestructura, según recordó el ministro en la rueda de prensa virtual.

LA "INFRA WEEK" COMIENZA CON LA SUBASTA DE 22 AEROPUERTOS

El miércoles serán ofrecidos 22 aeropuertos en tres bloques según la región, en la que supone la mayor subasta del sector aeroportuario en número de activos ya realizada en el país.

El bloque más atractivo es el del sur, el cual cuenta con nueve terminales: Curitiba, la turística Foz do Iguazu, Bacacheri, Londrina, Navegantes, Jonville, Pelotas, Uruguaiana y Bagé.

El bloque norte, con siete terminales, cuenta con Manaos como principal atractivo gracias al movimiento generado por la zona franca de esta ciudad amazónica, y lo completan Tabatinga, Tefé, Porto Velho, Boa Vista, Río Branco y Cruzeiro do Sul.

El bloque central, por su parte está compuesto por seis terminales, entre ellas cuatro capitales regionales (Goiania, Palmas, Sao Luis y Teresina) y dos ciudades medianas (Imperatriz y Petrolina).

El Gobierno no reveló los grupos interesados en la subasta, pero según fuentes del sector entre los participantes se encuentra el gestor aeroportuario español Aena, que entró en Brasil en 2019.

También se espera la participación de otras empresas que ya administran aeropuertos en Brasil, como el grupo francés Vinci, CCR, Inframérica y Socicam.

En total, la concesión requerirá unos 6.100 millones de reales (unos 1.000 millones de dólares).

Un día después, el jueves, será subastado el trecho de 537 kilómetros del Ferrocarril de Integración Oeste-Este que conecta las ciudades de Ilheus y Caetité, un importante polo minero y productor de uranio, en el estado de Bahía (noreste).

El concesionario se compromete con una inversión de 3.300 millones de reales (600 millones de dólares).

La "Infra Week" concluye el próximo viernes con la subasta de las concesiones para operar cuatro terminales en el puerto de Itaqui, en el estado de Maranhao, y otro en el puerto de Pelotas, en el sureño Río Grande do Sul, en los que, según el Gobierno, están previstas inversiones por 600 millones de reales (unos 100 millones de dólares) en mejoras.

Por fuera de la "Infra Week", el Ministerio también tiene planeado subastar la concesión para operar un trecho de la carretera federal BR-153 entre los estados de Goiás y Tocantins.

Igualmente para abril están previstas la privatización del histórico edificio A Noite, de Río de Janeiro, primer rascacielos de América Latina, y la subasta en la que se ofrecerán los derechos para manejar los residuos sólidos de un consorcio de municipios en el estado de Minas Gerais, que será la primera concesión de su tipo en Brasil.

La serie concluye con la concesión de la Compañía de Aguas y Alcantarillado de Río de Janeiro (Cedae), mayor privatización del sector de saneamiento hasta ahora en Brasil ya que la empresa atiende a 16 millones de personas, y que ha atraído el interés de al menos once grupos, incluyendo uno canadiense y otro coreano.

(c) Agencia EFE