Brasil: tras polémica por alza de precios, renunció el presidente de empresa estatal petrolera

·4 min de lectura

Petrobras, la mayor empresa de América Latina, informó este lunes que su presidente, José Mauro Coelho, renunció al cargo. La decisión fue tomada en medio de una polémica por la subida en los precios del combustible. Este es el cuarto cambio de dirección propuesto por el Gobierno desde que Bolsonaro llegó al poder en 2019.

Mediante un comunicado, José Mauro Coelho, presidente ejecutivo de Petrobras, anunció su renuncia a la compañía. En mayo, el presidente brasilero Jair Bolsonaro, ya había despedido a Coelho y había designado a Caio Paes de Andrade, un alto funcionario estatal, como el nuevo presidente de la empresa petrolera estatal. No obstante, Coelho seguía ejerciendo su cargo mientras la compañía organizaba el nombramiento del nuevo presidente ejecutivo.

Tras conocerse la renuncia, el Consejo de Administración de la petrolera nombró a Fernando Borges, actual director ejecutivo de explotación y producción de la compañía, como presidente interino mientras se decide si Paes de Andrade finalmente asume el cargo. La decisión se tomará en una Asamblea prevista para julio. El Estado brasileño es el mayor accionista.

Coelho había asumido la presidencia de la empresa estatal a principios de abril, pero dos meses después de haber iniciado su cargo, presentó la renuncia por las presiones de Bolsonaro.

El pasado sábado 18 de junio, Petrobras incrementó un 5,18% el precio de la gasolina en sus refinerías y un 14,26% en los costos del diésel. El presidente brasileño mostró su desacuerdo y de inmediato llamó al Congreso a iniciar una investigación sobre los dirigentes de la compañía, además de acusarlos por lucrarse con las alzas.

La presión de Bolsonaro y sus intentos por mantener la economía

Actualmente Brasil registra una inflación alta. En mayo, el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE), reportó que el país enfrenta su mayor nivel inflacionario en los últimos 18 años, con un aumento al 12,13%, una tasa que no se registraba desde el 2003.

Bolsonaro busca medidas eficientes para contener los precios de los combustibles, evitar un aumento en los precios del transporte y contener la inflación, lo cual podría afectar su popularidad para hacerse reelegir en las elecciones presidenciales de Brasil, que se celebrarán en octubre de este año.

El mandatario ha criticado la cotización internacional del crudo, una estrategia utilizada por la petrolera para establecer la política de precios del combustible. El alza en los precios de los combustibles se dieron tan solo tres meses después de un aumento en el precio de la gasolina y 40 días después de una subida para el diésel.

Como medida de contingencia, el Congreso de Brasil estudia una propuesta de Bolsonaro, anunciada el 7 de junio para bajar los impuestos a los combustibles y, por consiguiente, sus precios a los consumidores. Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados, Arthur Lira, propuso subir impuestos a los beneficios de la compañía.

Tras conocerse la renuncia de Coelho, la Bolsa de São Paulo cerró este lunes en verde a pesar de la jornada de volatilidad, con un índice Ibovespa en 0,03%, avanzando a 99.852 puntos.

Aunque inicialmente la noticia generó nerviosismo en el mercado, la renuncia del presidente de Petrobras ya había sido prevista por la prensa local y se conocía el descontento de Bolsonaro por la gestión de Coelho.

Un problema que afecta al mundo

Brasil no es el único país que enfrenta el alza en los precios de los combustibles. La guerra de Rusia y Ucrania, los estragos de la pandemia a causa del Covid-19 y la inflación global, han generado que los consumidores noten un aumento notorio en los precios de la gasolina y el diésel.

Los precios del combustible, que están medidos en dólares, se determinan por una combinación entre el costo del crudo, impuestos, poder de compra, la riqueza de cada país, subsidios de los gobiernos y las intermediaciones de las refinerías.

Desde 2008 no se experimentaban precios tan altos en los combustibles. Por su parte, Estados Unidos reportó mediante el Departamento de Energía que sólo en mayo de este año el precio de la gasolina regular aumentó un 48,9% en su comparación anual. La tendencia se mantiene igual en la mayoría de países.

Ante el alza de los precios, el presidente Joe Biden anunció que no puede tomar mayores medidas para controlar la situación y que haya una estabilización mundial para lograr mejorar los precios al consumidor.

Mientras tanto en Brasil, se esperan nuevos anuncios por parte de la junta de Petrobras para definir quién presidirá la compañía. De igual manera, el país está a la expectativa de las medidas que tomará el Gobierno para controlar los precios de los combustibles.

Con EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente