En Brasil, México, y Uruguay, rock y récord Guinness en tiempos de coronavirus

Una clase de boxeo multitudinaria en el Zócalo de Ciudad de México dictada por la leyenda Julio César Chávez intentará batir este sábado un récord Guinness con unas 6.000 personas. Pero... ¿y el coronavirus?

Mientras las cancelaciones de eventos deportivos y musicales masivos se suceden en efecto dominó en todo el mundo, países como México, Brasil y Uruguay ven el caos desde afuera y defienden mantener sus espectáculos en pie.

En México, las autoridades sostienen que las condiciones aún no obligan a suspender las grandes reuniones.

Los 12 pacientes infectados en México importaron el virus de Italia o España, y no representan un motivo para aplicar "restricciones de movilidad o de congregación masiva", dijo el jueves en conferencia de prensa el subsecretario de Prevención y Promoción de Salud, Hugo López-Gatell.

Además del desafío Guinness, el fin de semana también tendrá lugar en la capital el festival Viva Latino, dos jornadas de conciertos en las que se esperan miles de asistentes, y La Mole, la mayor convención de cómics y cultura pop de la región.

En cambio, Maroon 5 canceló sus conciertos en Buenos Aires y Bogotá que debían hacerse este jueves y el sábado respectivamente, "en cumplimiento con las recientes restricciones impuestas por gobiernos locales", según anunció la banda estadounidense en Twitter.

- Lollapalooza: no en Argentina y Chile, sí en Brasil -

Brasil, como México, aún mantiene la sangre fría. El sábado los británicos Backstreet Boys actuarán en la arena Allianz Parque de Sao Paulo, con un aforo de 55.000 personas con entradas agotadas desde hace meses.

El país más poblado de América Latina ha optado hasta ahora por limitar las restricciones. El presidente ultraderechista Jair Bolsonaro, quien espera el resultado de una prueba de despistaje, sostuvo que se está "sobredimensionando el poder destructor" del virus en su reciente reunión en Florida con su homólogo estadounidense, Donald Trump.

Sao Paulo tiene hasta ahora 46 casos de los 77 enfermos confirmados en Brasil. El gobernador del estado, Joao Doria, afirmó este jueves que se mantendrán los grandes eventos "independientemente del número de personas".

"En esta fecha no hay recomendación del gobierno del estado de Sao Paulo para cancelar eventos deportivos, de entretenimiento o de contenido", dijo en conferencia de prensa, haciendo énfasis en que la decisión dependerá de las empresas u organizadores.

La edición brasileña del megafestival Lollapalooza, también programado en Sao Paulo para el 3, 4 y 5 de abril y que reúne cada año a cientos de miles de personas, no ha dado señales de cancelarse, mientras sí lo hicieron este jueves la edición chilena y la argentina, que tenían a estrellas como Gun N' Roses y Travis Scott en cartel.

Ambos espectáculos se reprogramarán para una fecha a precisar en el segundo semestre del año, dijeron los organizadores.

Entretanto en Uruguay, donde el COVID-19 aún no se ha manifestado, un escenario gigante espera impávido al Montevideo Rock, un festival que también colgó el cartel de "agotado" tras vender sus 40.000 entradas.

"El Ministerio de Salud Pública no ha recomendado que se suspenda ningún evento", aseguró el director de Salud uruguayo, Miguel Asqueta. "Hoy (jueves) el consejo es que las aglomeraciones públicas, salvo que haya personas portadoras o demás, no tendrían por qué desaconsejarse".

En contraste, Perú, con 22 infectados, prohibió a partir de este jueves los espectáculos públicos que concentren a más de 300 personas.