Brasil | La mayor favela de Rio de Janeiro rechaza a Neymar en la celebración del Mundial

Brasil | La mayor favela de Rio de Janeiro rechaza a Neymar en la celebración del Mundial

Las estrechas calles que atraviesan Rochinha, la mayor favela de Río de Janeiro, se engalanan para el Mundial. Un mar de serpentinas y minibanderas brasileñas ondean sobre las paredes cubiertas de grafitis de los futbolistas de la "seleçao".

Pero los residentes vetaron un retrato grafiteado de la superestrella Neymar, partidario del presidente saliente Jair Bolsonaro, y recortaron el habitual verde y amarillo, después de que los colores nacionales se asociaran con la ultraderecha en unas elecciones divisivas cuyas heridas muchos brasileños esperan que el poder del fútbol ayude ahora a curar. "Estamos animando a nuestro país. No tiene nada que ver con la política", dice Marcela Fadini Moreira, la profesora de 41 años que organizó la participación del Callejón de la Libertad en el concurso cuatrienal de decoración callejera de la Copa del Mundo en Rocinha.

Sin embargo, las amargas elecciones del mes pasado, en las que el ultraderechista Jair Bolsonaro perdió por poco ante el veterano progresista Luiz Inácio Lula da Silva, influyeron en el aspecto de la decoración de su calle para Qatar-2022, donde el país de Pelé, Ronaldo y Ronaldinho busca su sexto título, un récord.

Así que ella y sus compañeros decoradores voluntarios hicieron un mural de grafiti del héroe local Pedro, delantero de la selección nacional y del club local Flamengo.

También añadieron serpentinas azules y blancas al verde y amarillo habituales, rebajando los colores abrazados por Bolsonaro, que instó a sus seguidores a llevar la camiseta de la selección brasileña para votar en las elecciones de octubre.