Brasil | Civiles mejor armados que la policía gracias a la flexibilización de la ley de Bolsonaro

·2 min de lectura

"Un pueblo armado jamás será esclavizado", es una de las máximas pronunciadas por el presidente brasileño Jair Bolsonaro. Desde que llegó al poder en 2019, la importación de armas de fuego se ha disparado en Brasil.

Con sus decretos, el ultraderechista hizo aumentar de 117.000 a más de 673.000 el registro de cazadores, tiradores deportivos y coleccionistas, más alto que el número de policías (406.384).

Así lo explica Bruno Langeani, autor del libro "Arma de fuego en Brasil: desencadenante de la violencia":

"Desde la llegada de Bolsonaro ha habido una serie de flexibilizaciones en la legislación que generaron una carrera por la compra de armas en Brasil, y este aumento, dependiendo de que el registro sea en la policía federal o en el ejército, es de 300% a 500%", afirma Langeani.

El escritor advierte también sobre el acceso a las armas por parte de civiles: "Lo que es más grave es que estamos viendo una compra de una mayor cantidad de armas por ciudadano (...) Hoy en día un civil puede comprar armas muchas veces más potentes que la propia policía".

Un riesgo inminente

Según datos del Ministerio de Economía, el número de revólveres y pistolas de fabricación extranjera que han entrado en Brasil en los últimos dos meses es el más alto en 25 años.

Algunas ONG advierten el riesgo de que esas armas acaben en manos de milicias y de narcotraficantes.

Para Marcelo Costa, ex policía y presidente del club Mil Armas, el sector va viento en popa. "Cuando el gobierno actual dio acceso a las armas, también entendí que teníamos que trabajar en conjunto. Por eso hemos ampliado este tema de las armas; es decir, con tiendas y puestos".

"También tenemos un departamento legal y administrativo que se encarga de todo el proceso de adquisición y porte de armas", explica Costa.

Para quienes están a favor del porte, las armas son libertad; quienes están en contra argumentan que incluso una minoría radicalizada puede causar un daño muy grande.