El brandy 103 homenajea una gesta histórica pero muy pocos se han dado cuenta

La publicidad tiene la poderosa virtud de almacenar información en nuestro cerebro que desencadena respuestas automáticas que escapan a nuestro control. Incluso después de muchos años. Basta con decir “Hola, soy Edu” para que alguien diga “Feliz Navidad”. O comentar que “tenemos chica nueva en la oficina” para que algún nostálgico apunte que “se llama Farala y es divina”.

En ambos casos la reacción se debe a míticas campañas de TV que siguen estando vigentes en nuestra memoria, aunque hayan pasado décadas desde que dejaron de emitirse. Y eso mismo es lo que le ocurre a muchas personas que ya peinan canas si preguntamos “qué hora es. Raro será que no contesten “la hora 103”.

La explicación la encontramos en el clásico brandy 103, que durante mucho tiempo estuvo explotando esta rima en sus campañas. ¿Y cuál es exactamente la hora 103? ¿La 1:03? ¿Las 10:30? Pues no, la marca quería posicionarse como “el brandy de todas las horas. Es decir, que en cualquier momento del día es la hora 103 y te puedes pegar un lingotazo sin remordimiento de conciencia.

Así eran las campañas que difundían el concepto de
Así eran las campañas que difundían el concepto de "la hora 103". Imagen: Brandy 103.

Lo que resulta curioso es que la marca apostara por darle ese uso al número 103, que es nada menos que su propio nombre. Y especialmente sabiendo el origen de ese enigmático número, que no está precisamente relacionado con el concepto de “horas” sino de “días”.

103 fueron exactamente los días que estuvieron navegando Juan Sebastián Elcano y Fernando de Magallanes en el siglo XVI sin pisar tierra firme, en la histórica travesía de circunvalación del mundo que marcó la historia marítima española y mundial. Este hito queda reflejado en la propia etiqueta de la botella, donde se ven barcos, globos terráqueos…

Pero siendo este hecho lo que dio origen al nombre de este brandy, es extraño que no lo hayan trabajado de manera constante en sus campañas. ¿O no habría sido potente vincular a sus consumidores con el carácter intrépido de dichos marineros?

En vez de eso apostaron por relacionarse con estrellas de cine como Roger Moore, que fue la imagen de la marca a finales de los 60 en unos anuncios que no tienen desperdicio (hay que reconocer que el de los refrescos tiene su punto…).

Así eran los anuncios de la marca protagonizados por Roger Moore. Imagen via Brandy 103
Así eran los anuncios de la marca protagonizados por Roger Moore. Imagen via Brandy 103

No tan aplaudidas son a día de hoy otras campañas que lanzaron con un tinte notablemente machista, si bien en esa época era un enfoque que no llamaba la atención por ser un reflejo de la sociedad. La que se montaría actualmente si un producto insinúa que puede ayudar a las mujeres a conseguir que sus maridos “decidan quedarse en casa esta tarde”.

Tras pasar el brandy 103 por las manos de distintos propietarios, actualmente está dentro del porfolio de Osborne. ¿Y adivináis cuál es el posicionamiento que le están intentando dar a la marca? El carácter intrépido de los navegantes que dieron la vuelta al mundo. Nunca es tarde…

Imagen de la web de Osborne. Imagen vía Brandy 103.
Imagen de la web de Osborne. Imagen vía Brandy 103.