Botella, sobre la venta de viviendas públicas a un fondo de inversión: "Se respetaron los derechos de los inquilinos"

·3 min de lectura
La exalcaldesa de Madrid, Ana Botella, a su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid. (Photo: Jesús Hellín/Europa Press via Getty Images)
La exalcaldesa de Madrid, Ana Botella, a su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid. (Photo: Jesús Hellín/Europa Press via Getty Images)

“Ladrona, ladrona, la gente no perdona”. Esta fue la banda sonora que acompañó a la exalcaldesa de Madrid Ana Botella en su declaración en sede judicial sobre la operación de venta de 1.860 viviendas de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS) al fondo de inversión Fidere.

Mientras se escuchaban los gritos y protestas de miembros de la Asociación de Afectados que se encontraban a las puertas de la Audiencia Provincial, Botella explicaba en el interior que la operación fue “conforme a derecho” y ha insistido en que “se respetaron los derechos de los inquilinos”.

La Audiencia Provincial de Madrid acoge desde el miércoles 3 el juicio de este caso. Por este están procesados el ex consejero delegado de la EMVS Fermín Oslé, y el apoderado de Fidere, el fondo que resultó adjudicatario de las viviendas, Alfonso Benavides, por presuntos delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos. La acusación particular pide 8 años de cárcel e inhabilitación para ellos, aunque la Fiscalía pide en cambio su absolución.

No recuerda los detalles de la operación

Botella ha declarado ante el Tribunal en calidad de testigo, ya que aprobó el Plan de Viabilidad que contemplaba la enajenación de las vivienda en junio de 2013 junto a seis concejales de su equipo de Gobierno, que constituía a su vez la junta general de accionistas de la EMVS.

El plan de viabilidad fue fundamental porque en un año la EMVS volvió a estar en positivo y gracias a eso ha continuado funcionando y ha podido continuar cumpliendo su fin socialTestimonio de Ana Botella en la Audiencia Provincial, sobre la operación de venta de viviendas públicas a Fidere

En respuesta a preguntas de la acusación particular, formada por la Asociación de Afectados, la exalcaldesa ha insistido en varias ocasiones que la EMVS “tenía autonomía” como ente independiente del sector público del Ayuntamiento y ha repetido en varias ocasiones que “no recuerda” o “desconoce” los detalles de la operación, al tiempo que ha indicado que su equipo de Gobierno “se limitó a cumplir con la legalidad” para “salvar la empresa”.

“El plan de viabilidad fue fundamental porque en un año la EMVS volvió a estar en positivo y gracias a eso ha continuado funcionando y ha podido continuar cumpliendo su fin social”, ha manifestado Botella.

“Hizo lo que tenía que hacer”

La exalcaldesa ha recordado la situación económica que vivía España en 2013, cuando se produjo la operación, y las reglas de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera a la que estaban obligadas las administraciones y los organismos públicos. Por ello, ha dicho que su gobierno “hizo lo que tenía que hacer” que, en su opinión era “mantener la EMVS y a la vez prestar las ayudas sociales básicas”.

La brevedad con la que Botella ha respondido a la mayoría de las preguntas ha provocado la queja de uno de los abogados de la acusación particular, Mariano Benítez de Lugo, que le ha pedido en repetidas ocasiones que “contestara a lo que se le preguntaba”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente