Los bosques, esenciales en la reducción de los efectos de la crisis climática

Interior de uno de los pabellones de la 25 Conferencia de las Partes del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP) que arranca este lunes en Madrid bajo el lema "Tiempo de actuar". EFE/JJ Guillén

Madrid, 2 dic (EFE).- El sector y la sociedad civil forestal han reclamado, durante la 25 Conferencia de las Partes del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25), la importancia de movilizar todo el potencial de los bosques en la reducción del cambio climático para conseguir los objetivos de desarrollo sostenible (ODS).

El sector forestal de España, incluidos propietarios y municipios con grandes hectáreas de bosque, reunidos en la COP 25 en Madrid, refuerzan su compromiso tanto a escala doméstica como europea e internacional con los recursos forestales.

La gerente de la Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España (COSE), Patricia Gómez, ha destacado que "España es un país forestal, lo que le convierte en un país sumidero de carbono", ya que los bosques son capaces de absorber "2.000 millones de toneladas de dióxido de carbono al año" y contribuir a mitigar los efectos del cambio climático.

Por ello, Gómez ha apelado a "la gestión activa para mantener de forma sostenible esta actividad", pues "el coste del abandono de la gestión es mucho mayor que el de mantener los bosques" y ha pedido un gran pacto sostenible para los mismos porque "todo el mundo se beneficia y hay que hacer que la sociedad se implique en este mantenimiento".

"La madera es la solución para reducir la emisiones de CO2", ha apuntado la representante de la Unión Empresarial de la Madera y el mueble de España (UNEMADERA), Rebeca Fernández, quien ha añadido que "la madera puede mejorar los sectores de la construcción, el textil, los envases y las energías renovables".

Ha declarado que apoyan al sector maderero, pero "no a toda costa"; ya que no entienden el sector sin "una gestión forestal sostenible para luchar contra la desertización y reducir los riesgos de los incendios forestales", según la representante de UNEMADERA.

Desde la Universidad de Vigo, la investigadora Genoveva Canals ha hecho hincapié en la diferencia entre economía circular y bioeconomía circular: la circular se centra en "ser eficientes y controlar nuestros residuos", mientras que la bioeconomía lo que persigue es "no utilizar combustibles fósiles para conseguir la energía que utilizamos".