Borrell pide que la dependencia de China no sea tan "vulnerable" como la rusa

Estrasburgo (Francia), 22 nov (EFE).- El alto representante comunitario para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, dijo hoy que la UE tiene que estar segura de que sus "dependencias" ante China "no se conviertan en vulnerabilidades como ha ocurrido con la dependencia energética con respecto a Rusia".

"Puede que nuestra dependencia de China con respecto a la transición verde sea tan importante en el futuro como importante ha sido hoy nuestra dependencia de los combustibles fósiles de Rusia", aseguró Borrell en un debate en el Parlamento Europeo sobre la relación de la UE con el gigante asiático.

El jefe de la diplomacia europea señaló que el 90 % de la demanda que la UE tiene de minerales raros proviene de China o que ocho de cada diez paneles solares que importa Europa se producen en ese país, una cifra que aumenta de forma exponencial desde el inicio de la guerra en Ucrania.

"A todos les parece bien que aumentemos la inversión en energías renovables y que pongamos muchos paneles solares. ¿Saben de dónde vienen? De China. Entonces, ¿qué es lo malo, tenerlos o importarlos?", preguntó Borrell a los eurodiputados.

Aun así, el alto representante dijo que hay que ser "realistas" y entender que la UE tendrá que seguir relacionándose con China en el futuro, teniendo en cuenta que la forma que adquiera ese vínculo "marcará la historia de este siglo y la nuestra en particular".

"Hemos establecido con China una relación comercial tan importante y nuestras empresas han invertido tanto en China (...) que no podemos pensar que podamos construir un futuro sin tener en cuenta la enorme fuerza que tiene un país que está llamado a jugar en el mundo el papel que le corresponde por su dimensión, por su fuerza económica", señaló.

"Y eso, con independencia de que nuestro sistema económico no sea el mismo que el suyo", apuntó.

Recordó que la UE intercambia diariamente bienes con China por valor de 2.000 millones de dólares y en este sentido, defendió la visita que el canciller alemán, Olaf Scholz, realizó a Pekín el pasado 4 de noviembre en la que se reunió con el presidente chino, Xi Jinping.

"No entiendo por qué la visita del canciller alemán a China suscita tanta preocupación, cuando Alemania exporta a China el 3 % o más de sus productos", dijo Borrell.

El viaje de Scholz a Pekín junto a una delegación de empresarios alemanes despertó críticas en diversos sectores por su percepción de que Berlín está reforzando sus lazos con China igual que hizo con Rusia con la construcción de los gasoductos Nord Stream 1 y 2.

La relación con la segunda economía del mundo es "compleja" y "la complejidad está allí para quedarse", dijo Borrell, que afirmó que "al mismo tiempo", la UE "seguirá trabajando para que ese vínculo "no vaya en detrimento de la defensa que hacemos de nuestros principios y valores".

El pasado mes de octubre, el alto representante presentó un documento a los ministros de Exteriores de la UE en el que advertía que los Veintisiete tienen que redefinir su relación con Pekín, teniendo en cuenta que es "un competidor aún más fuerte".

El secretario general del Servicio Europeo de Acción Exterior, Stefano Sannino, viajará a Washington la semana que viene para discutir con Estados Unidos cómo debe abordarse la relación con China.

(c) Agencia EFE