Borrell pide el cese de los choques entre serbios y la policía kosovar

·2 min de lectura

Bruselas, 13 oct (EFE).- El alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, pidió el "cese inmediato" de los "incidentes violentos" en el norte de Kosovo, después de que varias personas resultasen hoy heridas, una de gravedad, por choques entre la policía kosovar y manifestantes serbios.

"Las acciones unilaterales y descoordinadas que pongan en peligro la estabilidad son inaceptables", dijo Borrell en su cuenta oficial de Twitter.

El portal kosovar Kossev informó de que varios centenares de serbokosovares se concentraron en Mitrovica y en Zvecan, adonde se habían desplazado contingentes de las fuerzas especiales de la policía de Kosovo, apoyados por vehículos blindados.

Según la Policía, dichos contingentes participaban en una operación contra el contrabando de mercancías en diferentes sitios del país.

En Pristina, la Policía kosovar informó de seis heridos entre sus agentes y acusó a los manifestantes de bloquear calles y atacar a vehículos policiales.

Mientras, el director de la oficina gubernamental serbia para Kosovo, Petar Petkovic, dijo que se trató de un "choque intenso" en el que as unidades ROSU (policía especial) dispararon con armas de fuego al pueblo serbio desarmado que defendía su derecho a una vida digna y a la libertad de movimientos".

Petkovic, además, acusó al primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, de lo ocurrido.

Los incidentes de hoy se produjeron dos semanas después de la tensión entre Pristina y Belgrado por la crisis de las matrículas, en la que la policía especial de Kosovo se desplazó a la frontera para impedir la entrada de vehículos con placa serbia, a lo que ese país respondió con el envió de fuerzas aéreas a la zona.

La tensión se rebajó tras un acuerdo entre Serbia y Kosovo promovido por la UE con la colaboración de Estados Unidos.

"Todas las cuestiones pendientes deben abordarse a través del diálogo facilitado por la UE", continuó Borrell en Twitter.

Bruselas promueve desde 2011 un diálogo entre Serbia y su antigua provincia -independizada unilateralmente en 2008- con el objetivo de alcanzar un acuerdo vinculante que normalice sus relaciones, como requisito imprescindible para su entrada en la UE.

Sin embargo, desde entonces no ha habido grandes avances en el proceso de diálogo, por los desencuentros persistentes entre Belgrado y Pristina.

La UE, además, evitó fijar un calendario para la ampliación a los países de los Balcanes Occidentales tras la cumbre que celebraron la semana pasada en Eslovenia.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente